«Los niños necesitan salir para pasear, no para ir de compras»

Aluvión de críticas al Gobierno por la decisión de que los menores no puedan dar paseos en espacios abiertos. Save de Children defiende que exponer a los críos en supermercados o farmacias eleva el riesgo que se pretende prevenir


Lluvia de críticas al Gobierno de Pedro Sánchez tras anunciar este martes que los niños menores de 14 años podrán salir de casa a partir del día 27, pero no para lo que todos creían. No podrán dar paseos cerca de casa, pero sí acompañar a su padres al supermercado, a la farmacia, al banco o a comprar una cajetilla de tabaco. La ministra da Hacienda, María Jesús Montero, fue la encargada de lanzar el bombazo: «Se trata de un alivio parcial». Y afirmó que han tomado esta polémica decisión para «evitar un hipotético retroceso en la lucha contra el virus». 

Las llamadas de atención no han tardado en salir. La ONG Save the Children ha sido una de las primeras instituciones en pedir la palabra a través de sus redes sociales: «Lamentamos la decisión adoptada por el Gobierno sobre la infancia y el confinamiento. No es una decisión que atienda las necesidades de los niños ni las recomendaciones de los expertos. Exponer a los menores al supermercado o la farmacia eleva el riesgo que se pretende prevenir».

Tampoco ha gustado la decisión al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien ha asegurado: «Me manifesté a favor de que los niños puedan salir de casa de forma ocasional, limitada, controlada y segura». El popular espera que el Gobierno reconsidere su posición, y que además tenga en cuenta a los adolescentes de entre 14 y 17 años.

Desde Madrid

Pablo Casado ha sido otra de las voces discrepantes, al pedir «al Gobierno, también como padre de dos pequeños, que rectifique y les permita dar paseos cortos por zonas abiertas». El líder del PP ha apelado a la responsabilidad de los propios padres para que las salidas de los pequeños se realice «garantizando su propia seguridad, pero también la de los demás». Una de las personas más beligerantes ha sido la del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, quien ha esgrimido que «los niños necesitan salir para pasear, no para ir de compras». «Es un error. Confío en que rectifiquen», ha manifestado.

Su compañera de filas, Inés Arrimadas, también ha abogado en el mismo sentido: «Se debe empezar a permitir la salida de los niños de casa, pero para dar paseos limitados, al aire libre y en el entorno del domicilio, no para ir a supermercados y otros posibles lugares de contagio».

También desde la bancada de izquierdas han llegado críticas al Gobierno. Una de las primeras ha sido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien ha dicho que los «niños y niñas tienen que poder salir, con toda la prudencia, sin ir al parque ni tocar nada. Por ello, mejor un breve paseo cerca de casa, más que ir al supermercado o al banco». El diputado por ERC en Madrid, Gabriel Rufián, también se ha mostrado contrariado y ha asegurado a través de Twitter que «dejar salir a los niños no es dejarles acompañar a sus padres a los recados». El político catalán ha pedido franjas horarias por edades y zonas de juego habilitadas y controladas. 

Antonio Román, senador del Partido Popular, ha aprovechado la comparecencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la cámara, para preguntarle por los sanitarios contagiados y para pedirle que «no convierta la farmacia y el supermercado en el lugar de reunión de los niños y en foco de nuevos contagios». La polémica, a seis de que se convierta en realidad, parece que solo acaba de empezar. 

Oposición de las ONG

La decisión del Gobierno no ha gustado a las ONG que trabajan con los más pequeños. «Todos los niños y niñas, pero en especial aquellos que viven en peores condiciones necesitan aire libre, caminar, moverse, para garantizar su bienestar físico y sobre todo, su salud mental», ha explicado el director de la Plataforma de Infancia, Ricardo Ibarra.

«Esto no es una medida de infancia, no tiene en cuenta los derechos y necesidades de los niños y niñas. Incluso creemos que podría ser contraproducente para la lucha contra el COVID-19 ir a espacios donde van a encontrarse con gente», ha subrayado Catalina Perazzo, de Save The Children, en declaraciones a Europa Press.

Desde UNICEF, tampoco consideran que la medida anunciada este martes responda a las necesidades de los niños y niñas y creen que sería «mucho más razonable» permitirles salir a dar un paseo cerca de su domicilio, en lugar de ir a «espacios cerrados» que es «donde a día de hoy más aglomeraciones existen».

El Gobierno rectifica y permitirá que los menores de 14 años salgan a dar paseos

Gonzalo Bareño /Juan Capeáns / S. Gómez
;
Paseos controlados y responsables de los menores de 14 años a partir del domingo Las normas para realizar las salidas se conocerán a lo largo de esta semana.

Pablo Iglesias se atribuye el cambio de criterio, pero el ministro Illa dice que fue orden suya

El Gobierno rectificó ayer en solo unas horas su decisión sobre las medidas de alivio en el confinamiento de los menores de 14 años como consecuencia de la pandemia del COVID-19. Por la mañana, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, anunció tras el Consejo de Ministros que solo se les permitiría salir de sus casas para acompañar a un adulto que conviva con ellos a hacer la compra y el resto de las tareas que ya están autorizadas en el decreto de alarma, y que no se les autorizaría a salir a pasear. Pero, por la tarde, y tras el alud de críticas desde todos los frentes, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tuvo que comparecer para anunciar que este fin de semana dará orden de que todos los menores de 14 años puedan pasear cada día acompañados de un adulto. Y que podrán hacerlo, además, desde el próximo domingo día 26, y no el 27, como se preveía en un principio y como había anunciado la portavoz. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Los niños necesitan salir para pasear, no para ir de compras»