Cámaras para detectar estados febriles en edificios de la Diputación

Alfredo López Penide
L. Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

SOCIEDAD

NUNSYS

Los servicios de Arquitectura y Riesgos Laborales elaboran el protocolo para instalar inteligencia artificial

18 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La Diputación de Pontevedra estudia la colocación de medidores termográficos en algunos de sus edificios para determinar la temperatura corporal de las personas y, por tanto, si presentan estados febriles. Tal y como precisó la presidenta Carmela Silva en una comparecencia telemática, esta tecnología se instalará en aquellos inmuebles que «teñen moita aglomeración de persoas», como puede ser el Oral.

Silva precisó que los servicios provinciales de Arquitectura y de Riscos Laborais ya están realizando el protocolo que determinará no solo las medidas de seguridad frente al coronavirus una vez se levante el estado de alarma, sino qué edificios son los susceptibles de emplear estas cámaras termográficas. En este sentido, precisó que serían aquellos en los que se puedan producir aglomeraciones o que puedan albergar simultáneamente a más de cincuenta personas, toda vez que sería inviable económicamente extender esta medida a la totalidad de inmuebles de esta Administración. «Hai que ser moi rigorosos», remarcó, al tiempo que insistió en que «creo que temos que ter este instrumento».

De este modo, la Diputación de Pontevedra va a echar mano de la inteligencia artificial a la hora de combatir la expansión del COVID-19. No en vano, la denominada IA, entre otras posibilidades, permite «la detección temprana de personas que presenten las primeras sintomatologías», destacan desde Nunsys, compañía especializada en soluciones integrales de tecnología.