La crisis entre Gisele Bündchen y Tom Brady


Como yo estoy un poco curado de espanto, les confieso que me creo poco esas estampas idílicas de familias felices, en casas impolutas y donde nada parece que no vive nadie. Pero aún así, creo que confesiones como la que ha hecho hace poco Tom Brady, el marido de Gisele Bündchen son muy necesarias. El famoso jugador de los New Englands, confesó en el famoso programa de televisión de Howard Stern que el matrimonio sufrió una grave crisis hace unos años. Y es que cuando la estrella del deporte le pidió a su mujer, con la que se casó hace once años en Costa Rica y tiene dos hijos, que le dejase tiempo para sus negocios y sus entrenamientos, descubrió que no todo iba tan bien como él pensaba. «¿’Y cuándo vas a hacer cosas en casa?, ¿cuándo vas a llevar a los niños al colegio?’. Me dijo también que esa era una gran parte de nuestro matrimonio, que tenía que gustarme, actividades en las que tenía que participar porque ella también tenía sus objetivos y sus propios sueños», explicó. Brady fue más allá y terminó confesando que «hace dos años, Gisele no estaba satisfecha con nuestro matrimonio. Necesitaba un cambio. Me dijo que aunque la situación funcionara para mí, no era lo mismo para ella», reflexionó. Brady incluso reveló que la supermodelo, ahora retirada de las pasarelas, le escribió una carta en la que reflexionaba sobre su relación que aún guarda para no olvidarse de lo importante.

Una premonición

Las palabras de Enrique de Inglaterra. La famosa primatóloga Jane Goodall ha revelado que ella fue una de las primeras personas que vio venir el Megxit, pero guardó silencio hasta ahora. El año pasado, el príncipe Harry entrevistó a Goodall para un número especial de la revista Vogue que, por cierto, lideraba Meghan Markle. Durante la entrevista, la duquesa se acercó con su hijo y en un momento dado bromearon con que el niño tendría que aprender a hacer reverencias. Harry contestó entonces: «No, él no está creciendo así». Algo que Goodall no entendió en todo su significado hasta que vio el portazo que la pareja había dado a todas las pompas monárquicas. Por cierto, que varios medios han publicado los detalles de la creación por parte de los duques de una empresa de turismo sostenible en la que figura como administrador único el «príncipe Harry Charles Albert David, duque de Sussex». Ni rastro del apellido familiar Windsor en su nuevo nombre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La crisis entre Gisele Bündchen y Tom Brady