Sonia Pérez: «La niña quería quedarse en Ontario»

Nueve estudiantes ourensanos de Bachillerato becados por Amancio Ortega en Estados Unidos y Canadá, retornan mañana a casa

Xiana Vázquez (a la derecha) junto a su madre y su hermana cuando se iba para Canadá
Xiana Vázquez (a la derecha) junto a su madre y su hermana cuando se iba para Canadá

Xinzo / Corresponsal

La Fundación Amancio Ortega otorgó becas el año pasado para que 600 brillantes estudiantes españoles pudieran iniciar el Bachillerato en Dallas (Estados Unidos) y Ontario (Canadá). La crisis del coronavirus se ha interpuesto en los planes de estos adolescentes que, por el estado de alarma, se han visto obligados a volver a sus casas. Dos aviones fletados por la fundación facilitarán su retorno desde el continente americano.

Nueve de estos jóvenes retornarán mañana a Ourense. A las cinco de la madrugada, hora española, cogerán un vuelo desde Ontario hasta Madrid. A partir de ahí, ni sus propias familias saben dónde y cuándo deberán recogerlos en la capital ourensana, adonde está previsto que lleguen en autobús. Se trata de cinco estudiantes de la capital, uno de Cea, otro de Xinzo y dos de Allariz. «Todo sucedió muy de repente, el lunes nos avisaron de que los chavales tenían que volver hoy. En estos momentos no sabemos ni dónde las vamos a recoger en Ourense», explica Sonia Pérez. Ella es la madre de Xiana Vázquez Pérez, de 16 años, de Cea; a la que volverá a abrazar mañana.

«Nos hace mucha ilusión volver a ver a nuestra hija, pero la verdad es que estábamos tranquilos, ya que allí, en Ontario, no existe un riesgo tan serio ni una situación tan grave como aquí», apunta su madre. Recuerda que en Canadá cerraron los centros educativos antes que en Galicia, y lo mismo con la hostelería. «La pandemia en aquel país se ha cobrado 20 muertos y hay unos 3.000 afectados. Nada que ver con lo que padecemos en España. En ese sentido no estábamos alarmados por nuestra hija, con la que mantenemos contacto frecuente», señala.

Cuenta que su hija no quería volver. «La niña y en general, todos sus compañeros que estaban en la localidad de Sudbury, en Ontario, no querían volver. Xiana nos ha comentado varias veces que desea volver allí. Estaban encantados, pero la situación es la que es», señala Pérez.

Xiana, que sacó una nota media superior a 9 en sus cursos de la ESO, estaba cursando en Canadá con brillantez el equivalente al primer curso de Bachiller. «Ahora nos queda otra preocupación, que es saber cómo convalidarán aquí sus estudios, que se han visto interrumpidos por esta circunstancia del coronavirus. Esperamos que no haya problema y que pueda empezar el segundo curso sin dificultades», dice su madre.

Sonia Pérez, residente en Cea, confía en que la coyuntura actual mejore y que el actual confinamiento cese cuanto antes. Desde hoy, contará con la alegría de tener a su hija en casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sonia Pérez: «La niña quería quedarse en Ontario»