«Estamos en alta mar y no sabemos a dónde nos llevan», denuncia un matrimonio vigués atrapado en un crucero

Varios gallegos se encuentran entre el pasaje del barco Costa Pacífica que empieza a amotinarse por falta de información

;
Varios gallegos, atrapados a bordo de un crucero

Lugo / La Voz

Cerca de 170 españoles están atrapados en el crucero Costa Pacífica. Entre estos se encuentran varios matrimonios gallegos como Manuel Justel y Celia Vázquez, dos vigueses jubilados. El viaje para ellos se inició en Buenos Aires y finalizaba mañana en Barcelona, sin embargo la pandemia truncó todos los planes. El crucero pasó de largo de los puertos de Tenerife, Lanzarote, Málaga y Barcelona. Ayer hicieron escala en Marsella pero sólo los viajeros franceses pudieron desembarcar.

"Viajamos a Buenos Aires en avión y allí pasamos una semana. Optamos por regresar a España en crucero. Todo bien hasta llegar a Tenerife, donde había que hacer escala. Nos dijeron que el gobierno no permitía desembarcar y continuamos navegando hasta Marsella, donde supuestamente íbamos a bajar hoy y de acuerdo con las autoridades francesas arreglaríamos el regreso a España. Sin embargo esta mañana empezaron a desembarcar los franceses pero a nosotros no nos dejaron. A las 13.00 horas el barco zarpó sin destino", explica Manuel, que actualmente se encuentra en alta mar con el resto de atrapados y sin saber a dónde se dirigen. "No sabemos a dónde nos llevan. Estamos en alta mar y los rumores son de que vamos a Génova", indica. 

El matrimonio y el resto de cruceristas están indignados por la falta de información. "Lo peor de todo es que nadie nos da información y esto nos angustia. Desde la naviera no nos dicen nada y desde emergencias consulares tampoco", denuncia el matrimonio vigués, que añade que prueba de esta indignación está en los motines que ya se están llevando a cabo en el barco. 

Vulnerables y atrapados por todo el mundo

Cientos de gallegos, algunos con graves problemas médicos, buscan medios para salir de los países en los que están bloqueados

El coronavirus ha dejado a cientos de gallegos en una especie de limbo del que les resulta muy difícil salir. Esparcidos por los cinco continentes, buscan fórmulas para poder regresar a sus casas cuanto antes, afrontando, en el mejor de los casos, cuantiosos gastos para embarcarse en un retorno incierto.

Los gallegos Javier López Casais, Marta Fojo Canosa y Pablo Balado Casares están «resistiendo» como pueden, «en situación de peligro», en la capital de Guatemala, país al que se fueron el 29 de febrero. Son de Santiago, y sus vacaciones dejaron de serlo cuando Iberia les canceló el vuelo de vuelta, previsto para el día 27 de marzo. Han alquilado un piso próximo a la embajada y llevan días intentando poner una fecha a su regreso a Galicia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Estamos en alta mar y no sabemos a dónde nos llevan», denuncia un matrimonio vigués atrapado en un crucero