Las lágrimas de Rocío Flores al hablar de su madre Rocío Carrasco

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

La joven no descarta reconciliarse algún día con ella: «Todo puede cambiar en la vida»

06 mar 2020 . Actualizado a las 11:26 h.

Rocío Flores abrió su corazón en Supervivientes 2020. La hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores ha confesado cómo fue irse a vivir con su padre a Málaga después de haber crecido en la capital: «Soy de Madrid. Con 17 años me fui a vivir a Málaga y lo pasé muy mal por el tema del cambio porque, claro, como nunca me había cambiado de colegio no sabía lo que era volver a tener que relacionarme con la gente».

Y es que para Rocío integrarse en el colegio fue bastante complicado: «Me costó mucho volver a hacer amigos, todo el mundo cuchicheaba sobre quién era. Me pasó con una persona del instituto que me dijo que iba a ir a Sálvame a contar cómo era como alumna. Yo a mi padre no le conté nada de lo que me pasaba, era incapaz de hablarlo con él porque no quería que fuera al colegio a hablar y la gente pensara que yo tenía un trato de favor, porque no era así».

Un gran cambio en el que su padre se convirtió en su principal confidente: «Es mi persona. Siempre que he hablado algo con él, ha llegado a buen puerto. Mi padre me mira y sabe lo que me pasa», aseguraba. En cuanto a su pareja, Rocío aseguró que no quiere que entre a formar parte de este mundo pero que ya tiene planes de futuro con él: «Me gustaría tener un bebé antes de casarme, yo estuve en la boda de mi padre con su mujer y tengo ese recuerdo. Me gustaría que mi hijo me viera casarme el día de mañana. No sabéis lo que pude llorar en esa boda», añadió.