Erasmus que regresan por el coronavirus: «La gente está asustada»

r. romar / Marta vázquez REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Aunque la mayoría permanecerá en Italia, donde en la zona norte siguen clases, varios universitarios gallegos en el país transalpino han vuelto a casa

25 feb 2020 . Actualizado a las 23:23 h.

La mayoría se quedan en Italia, pero no son pocos los que han decidido regresar. No por miedo a la enfermedad, sino por el temor a encontrarse con las fronteras cerradas si el coronavirus se sigue extendiendo por Italia y acaban adoptándose medidas de aislamiento más drásticas que las que se han adoptado hasta ahora. Es lo que les ocurre al alrededor de un centenar de alumnos de las tres universidades gallegas que se encuentran repartidos por las universidades transalpinas.

Uno de los que ha decidido regresar a Galicia es el ourensano Timothée Braik Millán, que tiene su base en Bolonia. «La situación, básicamente, se podría definir con la palabra pánico. Pero no un pánico por algo en concreto, sino, en mi opinión, miedo a lo desconocido». Y es la situación generada, con constante información y escenas de histeria, la que sigue alimentando el miedo. «Por más que intente aferrarme a los datos de un 2 % de mortalidad en gente con defensas bajas, es inevitable no preocuparse», dice. En Italia, con las universidades cerradas y prácticamente toda actividad lúdica cerrada no hay mucho que hacer, por lo que la mejor opción es volver a casa. «No puedes hacer nada que no sea estar en tu casa, lo que potencia el estrés por lo que sucede en el exterior», añade.

El coruñés Manuel Garroba Peral también regresaba ayer desde Verona. «Aunque no es un foco activo -precisa?, poco tengo que hacer allí. Prefiero esperar en España con los míos». Vuelve a A Coruña «simplemente por precaución», aunque asegura que en Italia se está viviendo un exceso de pánico. «Muchos medios están causando histeria colectiva, pero por ahora no hay nada de que preocuparse».

Tampoco parece preocupado el ferrolano Radu Gabriel Tanasescu Neagoe, un Erasmus de la UDC que estudia Enfermería en la Universidad de Génova. Esta semana, al igual que en todos los centros del norte de Italia, no tendrá clases, pero sí le ofrecían seguir con las prácticas en el hospital. «Les dije que no, más que nada para no preocupar a mis familiares», dice.

Radu, que ha decidido quedarse, está relativamente tranquilo y a la espera de acontecimientos. Pero sí comprueba que a su alrededor la gente está asustada. «Sí que se nota -señala- un poco de locura con el tema de las mascarillas, totalmente agotadas, y en los supermercados. En el Lidl ya casi no queda comida. La gente está asustada». Cree que acabará pasando.

Carlos Nogueira, un gallego en Italia: «Respiré muy aliviado cuando me dijeron que no estaba infectado»

Un gallego que pasó el carnaval en Venecia ingresó con fiebre en un hospital de Roma, donde fue aislado y le realizaron las pruebas del coronavirus, pero tenía mononucleosis

r. romar

Lo que iba a ser una semana perfecta se acabó convirtiendo en una pesadilla. Carlos Nogueira Mariño, un estudiante de Farmacia de la Universidade de Santiago que está realizando el Erasmus en Perugia, aprovechó unos días libres para hacer turismo por Italia en compañía de compañera, que viajó desde Galicia, y unos amigos. Estuvieron en Padua, Florencia y aprovecharon la oportunidad para no perderse los carnavales de Venecia antes de hacer la última parada en Roma.

Todo iba bien, hasta que el sábado por la tarde, ya en la capital italiana, empezó a notar falta de apetito. No le dio importancia, hasta que por la noche le surgió la fiebre y empezó a sufrir temblores y sudores fríos. El domingo se levantó un poco mejor, pero estaba inquieto. «Me tomé un ibuprofeno y me dije que si por la tarde no me pasaba la fiebre tenía que ir al médico». Era difícil sustraerse al pánico por el coronavirus que se vive en el país transalpino, por lo que empezó a sospechar que podía estar contagiado. Aunque sin dar aún demasiado crédito a esta posibilidad. A las seis de la tarde no pudo aguantar más y se dirigió, junto a su compañera, al hospital Humberto I de Roma, uno de los más grandes de la urbe. «Tenía un poco de fiebre e igual también un poco de paranoia por la situación que se estaba viviendo», admite el joven coruñés, de 23 años.

El primer sobresalto llegó cuando se encontraba en Urgencias. «Les dije que tenía fiebre y que había estado en Venecia. De inmediato ya me pusieron una mascarilla y me trataron como si fuera supercontagioso».