LEIA, el arma de la RAE para extender el español con inteligencia artificial

Las 23 academias de la Lengua Española y los responsables de grandes empresas tecnológicas han unido sus fuerzas


madrid / colpisa

Las 23 academias de la Lengua Española y los responsables de grandes empresas tecnológicas han unido sus fuerzas en un ambicioso proyecto, LEIA, para velar porque las máquinas hagan un buen uso del español y, además, aprovechar esa inteligencia artificial para contribuir a fomentar el uso correcto de una de las lenguas más habladas del planeta. Los académicos quieren así subirse al carro del inglés, lengua tradicionalmente asociada a la ciencia y lograr que «poco a poco, el español coja una posición eminente en el mundo de la IA, pero también en el mundo general de las redes», resaltó el director de la RAE Santiago Muñoz Machado.

Los académicos asumen que este reto común tiene un cariz «refundacional». «Estamos en un momento crucial en el que tenemos que hacer algo que ya hicieron nuestros antecesores del siglo XVIII con los humanos: normativizar la lengua de las máquinas y de la inteligencia artificial», señaló Muñoz Machado durante la clausura del congreso que durante cinco días ha reunido en Sevilla a las academias del español a ambos lados del Atlántico, y en el que se ha presentado además nueva edición de las obras completas de Miguel de Cervantes.

El director de la RAE justificó esta necesidad de poner en marcha una regulación global sobre el uso del español en las máquinas en que «la lengua tiende a diversificarse y hay que tomar medidas».

Un matiz que fue corroborado posteriormente por el rey Felipe VI, al subrayar que «es imprescindible crear las estructuras que puedan aprovechar en los mejores términos cuanto está trayendo de beneficioso esta incipiente revolución». «Es evidente que esta revolución está afectando ya a la comunicación humana, de la que la lengua es vehículo esencial», añadió el monarca.

Los gigantes

Telefónica, Google, Amazon, Microsoft, Twitter y Facebook son algunos de los nombres que ya se han unido al proyecto LEIA, acrónimo de Lengua Española e Inteligencia Artificial pero que también alude al mítico personaje de la saga cinematográfica de La guerra de las galaxias para simbolizar lo «extraordinario» del desafío. Según el protocolo firmado, no solo facilitarán que el español esté disponible como lengua de uso en sus productos y servicios, sino que además se comprometen a utilizar el vasto material del que dispone la RAE, desde diccionarios a gramáticas u ortografías, en el desarrollo de todas sus aplicaciones, como los asistentes de voz, buscadores, procesadores de texto, mensajería o redes sociales. Siempre siguiendo además los criterios sobre el buen uso que dicta la RAE y aprovechando que el español es la única lengua que con unas «autoridades regulatorias globales», las propias academias, que pueden «ofrecer esas reglas de modo no imperativo, sino cooperativo».

La unidad

«Enseñadles a vuestras máquinas esa doctrina, entrenadlas para que no cometan faltas y manejen un español claro y el mismo en cada Estado diferente», animó Santiago Muñoz Machado, «para que así la unidad de la lengua pueda ser un fin y mantenga su valor».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

LEIA, el arma de la RAE para extender el español con inteligencia artificial