Vincent Lambert debe morir

El Tribunal de Estrasburgo avala, por segunda y definitiva vez, que se retire el soporte asistido a un tetrapléjico francés en estado vegetativo


redacción

«Su cuerpo expresa principalmente cosas como el sufrimiento, pero no sabemos si tiene consciencia de ello». Erick Kariger, el médico que atendió al tetrapléjico francés Vincent Lambert, había descrito así su estado en junio del 2015. Fue la primera vez en que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo había avalado la decisión del Consejo de Estado de Francia de dejarlo morir. Pero la agonía de Lambert, en estado completamente vegetativo, se prolongó porque sus padres, de profundas convicciones católicas, recurrieron la decisión. Ahora, el mismo tribunal se ha pronunciado de nuevo. Y mantiene el fallo: el hombre, de 42 años, debe morir. Avala así la paralización del tratamiento que lo mantiene con vida de forma artificial postrado en su cama.

Cuando el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo se pronunció sobre el caso en el 2015 no existían precedentes. «El fallo puede convertirse en un verdadero referente jurídico sobre el fin de la vida en Europa», aseguró en su momento Nicolás Hervieu, el abogado de la mujer de Vincent, Rachael Lamberg, que había solicitado que lo desconectaran para evitarle el sufrimiento en contra del criterio de sus suegros. Y así fue. Hace dos años, la Justicia europea avaló también que se retirara el soporte vital a un niño británico de 10 meses, Charlie Gard, en contra de la voluntad de sus padres.La corte europea considera que con sus decisiones sobre casos parecidos no se violaba el derecho a la vida. Solo se pretende evitar el ensañamiento terapéutico. El sufrimiento del paciente.

Lo más probable es que el nuevo fallo ponga fin a una batalla legal que los padres de Vincent Lambert han iniciado hace seis años para evitar la desconexión. Para ellos, su hijo no estaba «al final de la vida» y debía «ser estimulado». El Consejo de Estado de Francia también se había pronunciado en dos ocasiones a favor de retirar el soporte vital al tetrapléjico. Y ya no caben más recursos judiciales, pese a que Pierre y Viviane Lambert, cercanos a los fundamentalistas católicos del sacerdocio San Pio X, anunciaron que presentarán una apelación ante el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas.

No hay vuelta atrás. Así lo aseguró Caroline Lantero, abogada y profesora de derecho sanitario de la Universidad de Clermont-Auverge. «Incluso si es complicado a nivel humano y político, el médico podrá detener la hidratación y la dieta de Vincent Lambert y cambiarlo a sedación profunda hasta su muerte», dijo.

El caso del enfermero que se quedó tetrapléjico ha suscitado un amplio debate social en Francia. Pero también ha dividido a la familia. Su mujer y seis de los ocho hermanos del paciente en estado vegetativo pedían que fuera desconectado, pero tanto sus padres como sus otros dos hermanos entablaron una batalla judicial para que continuara con vida. Una vida artificial.

Lambert se mantenía en estado vegetativo desde el 2008, tras sufrir un grave accidente automovilístico. En España, los pacientes tienen desde el año 2002 el derecho a rechazar un tratamiento médico, bien sea la ayuda de un respirador para mantenerse con vida, la quimioterapia para luchar contra un cáncer o una transfusión sanguínea. Por contra, la eutanasia sigue prohibida por ley.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Vincent Lambert debe morir