La buena vida de las vacas gallegas

El 97 % de las granjas aprueban en bienestar animal, según un estudio de la Facultade de Veterinaria

Las granjas gallegas realizaron importantes inversiones para el bienestar de las vacas
Las granjas gallegas realizaron importantes inversiones para el bienestar de las vacas

Mazaricos / corresponsal

En líneas generales, las vacas gallegas son felices. Aunque más de la mitad de las 540.000 reses existentes en la comunidad nunca salen de su explotación, un reciente estudio elaborado por investigadores del Departamento de Anatomía e Produción Animal de la Facultade de Veterinaria de Lugo señala que el 97 % de las explotaciones gallegas superan los parámetros mínimos establecidos en el protocolo Welfare Quality, una estándar de calidad financiado por la Comisión Europa que busca la integración del bienestar de los animales en la cadena de calidad alimentaria y que se centra en el análisis de cuatro aspectos básicos: estado sanitario, alimentación, alojamiento y comportamiento de las vacas.

Para evaluarlos se revisan y puntúan más de una treintena de variables distintas que van desde la limpieza general de las reses hasta la facilidad para acceder a la comida o el agua, pasando por la forma en la que el animal interactúa con el ganadero, la facilidad para moverse por las instalaciones o el material utilizado para elaborar las camas sobre las que descansan.

;
Una granja de O Páramo transforma el purín en camas para las vacas Este novedoso sistema, que solo tiene otra granja de Sarria, funciona en Holanda

«Son moitos os factores que se analizan á hora de avaliar o grao de benestar animal dunha granxa. Neste sentido, tal e como puidemos comprobar, percíbese que as granxas galegas están máis ben deseñadas para a alta produción mantendo bos niveis de saúde, alimentación e aloxamentos adecuados, sen darlle quizais tanta importancia ao comportamento natural dos animais», apunta la especialista Ana Bugueiro, que junto a Francisco Javier Diéguez y José Pedreira es la responsable del uno de los pocos estudios que, sobre este asunto, se han llevado a cabo hasta el momento en Galicia.

Para esta veterinaria, que precisamente dedica su tesis doctoral al bienestar animal, existen importantes diferencias entre las granjas más pequeñas y familiares y las más industrializadas, donde las comodidades son mucho mayores. Igualmente critica que, a pesar de los avances, los ganaderos apenas vean rendimiento al trabajo llevado a cabo en este ámbito: «O traballo realizado polas granxas galegas nos últimos anos foi moi importante. A mágoa é que o peso de todos estes avances en benestar lévano os gandeiros, sendo sempre a parte prexudicada e criticada polos consumidores, cando a maioría das veces non son capaces economicamente de mellorar, aínda que quixesen».  

Margen de mejora

La alimentación -solo suspende una de cada diez granjas- y las condiciones de habitabilidad de los establos son los puntos fuertes de las granjas gallegas, que también destacan en lo referente al estado sanitario general de los animales. Existe, sin embargo, mucho margen de mejora en aspectos concretos, como el acceso de las vacas al pastoreo, el descornado de las reses -solo el 3 % de las granjas emplean analgésicos para llevarlo a cabo- o el índice de cojeras.  

La peor valoración, según el estudio, se registra en el apartado relativo a la observación del comportamiento de los animales, donde el 84 % de los establos suspende.

Los estudiosos señalan la necesidad de que los ganaderos dediquen más tiempo a vigilar la actitud de los animales en su relación con el resto de reses y con el propio personal de la granja.

La importancia que el consumidor empieza a dar al bienestar animal se refleja en el hecho de que dos de las principales lácteas a nivel nacional han sacado durante las últimas semanas leche procedente de granjas certificadas en este ámbito.  

«Se os animais están felices son máis rendibles»

SAT Busto-Corzón es una cooperativa láctea situada en Mazaricos y formada por tres socios. Con un rebaño de más de 800 animales, de los cuales 412 son vacas en producción, es una de las granjas más punteras de la provincia tanto por volumen de producción como por su elevado nivel de bienestar animal. No en vano, la explotación cuenta desde hace casi una década con la certificación ISO:22000 que garantiza todo el proceso de producción de la leche, y desde hace casi un año con otra que evalúa y controla de forma específica el grado de satisfacción de las vacas. Las necesitan para poder vender Únicla, la leche premium de Feiraco que acumula numerosos reconocimientos a nivel internacional.  

En la cooperativa de Fernández Villar, la comodidad y el bienestar de los animales son un objetivo prioritario
En la cooperativa de Fernández Villar, la comodidad y el bienestar de los animales son un objetivo prioritario

«A comodidade e o benestar dos animais é, agora mesmo, a nosa principal liña de traballo. Máis que nada porque, se elas están ben, tamén nós aforramos traballo e diñeiro. Se os animais están felices son máis rendibles», sentencia José Manuel Fernández Villar, uno de los dueños, que destaca las fuertes inversiones que han llevado a cabo en los últimos años para mejorar la comodidad del ganado. «Fixemos distintas ampliacións para que contasen con maior espazo para moverse, patios exteriores para que puidesen saír dos cubículos e camas de palla. En total, máis de medio millón de euros dedicados, principalmente, a buscar a máxima comodidade para as vacas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

La buena vida de las vacas gallegas