El año de Michael y Florence

Finaliza la temporada de huracanes, que ha sido dura -«catastrófica»- para los estadounidenses


redacción / la voz

Aquí apenas los hemos notado, pero ha sido una dura temporada de huracanes para los estadounidenses. Una de las peores según la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera (NOAA en sus siglas en inglés) que la ha calificado como «catastrófica». Este organismo científico hizo ayer un balance de la temporada de huracanes en el Atlántico, que oficialmente finalizó ayer con especial protagonismo para Florence y Michael, los dos huracanes que alcanzaron la categoría cuatro en una escala de cinco y que provocaron decenas de muertos y pérdidas multimillonarias.

La temporada arrancó el 1 de junio y, desde entonces, los científicos nombraron un total de quince tormentas de las que más de la mitad, ocho, se convirtieron en huracanes. Es una cifra notable ya que el promedio de tormentas es de 12 por temporada. Los mayores destrozos hay que atribuírselos a Michael, que tocó tierra en el noroeste de Florida el 10 de octubre. Solo en este estado norteamericano, el huracán provocó 43 víctimas mortales y trajo consigo vientos que llegaron a superar los 250 kilómetros por hora. De hecho, Michael es ya el cuarto huracán más fuerte que nunca alcanzó la costa de los Estados Unidos.

El otro gran huracán de la temporada fue Florence, que firmó vientos de hasta 220 kilómetros por hora y que afectó con inundaciones catastróficas los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur. Según los datos de la NOAA, la temporada del 2018 fue la primera en tener cuatro tormentas activas al mismo tiempo desde el 2008. En el origen de toda esta actividad está el amento de la temperatura en la superficie del océano Atlántico. Con todo, los expertos recordaron que fue mucho más devastador el año pasado, cuando Irma y María dejaron un rastro de devastación valorado en 200.000 millones de dólares.

Vuelve El Niño

Por otra parte, la probabilidad de que se produzca un episodio de El Niño en el período que media hasta febrero del 2019 oscila entre el 75 % y el 80 %, aunque no se espera que una intensidad fuerte. Así lo dio a conocer la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que explicó que la temperatura superficial del mar ya se encuentra en niveles correspondientes a un episodio débil de El Niño en parte del Pacífico tropical, pero que todavía no se dan los parámetros atmosféricos característicos de ese fenómeno. El Niño es un fenómeno natural caracterizado por la fluctuación de las temperaturas de la superficie del océano que ejerce una gran influencia en las condiciones meteorológicas y climáticas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El año de Michael y Florence