Un árbitro para no judicializar a los hijos

Expertos en mediación apuestan por el coordinador parental para mejorar la relación entre padres y evitar el uso de puntos de encuentro, una red que quiere ampliar la Xunta


redacción / la voz

La custodia compartida de los hijos es, como ha dictado en varias sentencias el Tribunal Supremo, la alternativa «más deseable» en caso de ruptura de pareja. Y de hecho, en Galicia va en aumento. En el 2016, último dato hecho público hasta ahora, se estableció en un 17,4 % de los casos, frente al 9,9 % del 2013. Pero a veces, como muestra el caso del padre de Carballo que reclama compartir el cuidado de sus dos hijos con la madre de estos, parece que no es tan fácil llegar a un acuerdo. Aunque los expertos coinciden en que la mediación familiar extrajudicial es el medio más adecuado para gestionar la separación, muchas veces eso no es posible. Bien porque la ley lo impide en casos de violencia de género o porque el estado psicoemocional de los progenitores no les permite aprovecharse del proceso de mediación para organizar la vida de sus hijos y gestionar su propia ruptura.

Además de programas como el de Ruptura de Pareja, no de Familia, desarrollado desde el 2002 por la USC en colaboración con la institución académica de Vigo (UVigo) y que funciona con voluntarios desde que en el 2015 perdió la ayuda del concello de Santiago, algunas comunidades han empezado a trabajar con una nueva figura que, a juicio de la catedrática de Psicología Básica y Psicología del Menor, Francisca Fariña, ha dado muy buenos resultados en los casos en los que se ha aplicado, tanto a nivel internacional como en España. Es la coordinación de parentalidad. «Las experiencias con este nuevo servicio puesto en marcha en Cataluña, Valencia y que ahora tratan de implantar otras comunidades como Madrid y Aragón son bien aceptadas por los operadores jurídicos y, en general, por las familias, resultando muy efectivas. En Galicia también hemos trabajado con algunos casos muy complejos a través de la coordinación de parentalidad y los resultados han sido buenos», explica.

La labor que desempeña es multidisciplinar. «Por orden de un juez realiza diferentes labores. Apoya a los padres, los asesora, los forma para llevar a cabo una labor parental positiva, les ayuda a cumplir el plan de parentalidad y a llegar a acuerdos, a través de técnicas de mediación. Siempre en cuestiones cotidianas, cuando no se logran poner de acuerdo y es necesario tomar una decisión, actúa de árbitro tomándola él. Para ello, se apoya en criterios objetivos u otros profesionales, como pueden ser los maestros o pediatras de los menores, y su función está bajo supervisión judicial. Evidentemente. El coordinador de parentalidad no toma decisiones sobre cuestiones de gran calado como cambio de custodia o la cuantía de la pensión alimenticia».

A juicio de esta experta la implementación de esta figura tendría consecuencias muy favorables a corto plazo: «Normalmente actuaría en casos de progenitores que han judicializado su relación parental, denunciando constantemente en el juzgado cuestiones como el tipo de alimentación, el horario en el que se entrega al niño, o en dónde se celebrará o quién asistirá a la Primera Comunión. De esta manera se hace descender el número de casos judiciales, además de que se evita que muchos menores no tengan que acudir a los puntos de encuentro para disfrutar de sus padres o madres. Puesto que el coordinador de parentalidad pacífica y normaliza las relaciones entre los progenitores».

Puntos de encuentro

Esta figura puede trabajar sin orden judicial, por acuerdo de los adultos en conflicto, principalmente progenitores y abuelos. En Galicia hay puntos de encuentro en A Coruña, Santiago, Lugo, Ourense, Vigo, Ferrol y Pontevedra. La directora xeral de Familia, Amparo González, avanzó que están estudiando «ampliar a rede porque hai familias que teñen que desprazarse bastantes kilómetros».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un árbitro para no judicializar a los hijos