José Luis Cordeiro: «No me pienso morir, y no solo eso, sino que en treinta años seré aún más joven»

Ana Balseiro
ana balseiro MADRID / LA VOZ

SOCIEDAD

El profesor de la Singularity University dice que el envejecimiento será «curable» y morir, «opcional»

20 nov 2017 . Actualizado a las 20:01 h.

Recrear El curioso caso de Benjamin Button no será territorio de la ficción, sino una opción real en unas décadas. Así lo sostiene José Luis Cordeiro (Caracas, 1962), ingeniero por el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), además de profesor de la Singularity University y miembro de la Academia Mundial de Arte y Ciencia. De padre gallego, el gurú de la longevidad afirma que en treinta años envejecer y morir será «opcional», ya que los avances de la ciencia y la tecnología harán posible «la muerte de la muerte». Precisamente ese será el título de la conferencia que hoy, a las 20.00 horas, dará en la sede de la Fundación Barrié, en A Coruña, con entrada gratuita previa inscripción enviando un correo a info@fbarrie.org.

-¿Qué tenemos que entender cuando usted habla de «la muerte de la muerte»?

-Estoy escribiendo un libro, que saldrá el 23 de abril, por Sant Jordi, que se titula precisamente «La muerte de la muerte», en el que explico los avances y descubrimientos en ciencia y tecnología que van a permitir no solo detener el envejecimiento, sino rejuvenecer a las personas que así lo deseen. La muerte será opcional en tres décadas. A mí me gusta decir que no pienso morir y no solo eso, sino que en treinta años voy a ser más joven que hoy.

-¿Cómo será posible? ¿Cuáles son los avances científicos que respaldan esa afirmación?

-Se está haciendo muchísimo, tanto en España como fuera. Aquí, por ejemplo, está María Blasco, la directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), que ha logrado triplicar la vida adulta de ratones a través de modificaciones genéticas. Otro español es Juan Carlos Izpisua, del Salk Institute for Biological Studies, en La Jolla (San Diego), que también ha logrado rejuvenecer ratones. En los últimos años se ha descubierto que tenemos células que no envejecen.

-Pero, sin embargo, los seres humanos enfermamos, envejecemos y morimos...

-Pero tenemos células germinales en nuestro cuerpo que son biológicamente inmortales. Eso no significa que no mueran, porque están dentro del cuerpo y, aunque no envejezcan, mueren al hacerlo el resto. Otro caso fascinante es el cáncer. Aunque en 1951 se descubrió que el cáncer son mutaciones que detienen el envejecimiento celular, no es una información que se haya extendido y casi nadie lo sabe. El cáncer no envejece, crece, se reproduce y se va comiendo al resto del cuerpo, porque no muere. Entonces, a las personas que piensan que la inmortalidad es imposible, yo les digo que no lo es: ya existe. Ahora estamos tratando de comprender cómo ocurre, porque las células germinales no envejecen y las cancerígenas detuvieron el envejecimiento celular.

-¿Y el coste de tener una vida «eterna»? ¿Será solo accesible a quienes lo puedan pagar?

-Todo tiene un coste. Pero va a estar al alcance de todo el mundo porque será muy barato. Las tecnologías cuando comienzan son caras y malas. Cuando se democratizan se vuelven buenas y baratas. Hay muchos ejemplos. Cuando los teléfonos móviles comenzaron eran gigantes, solo servían para llamar y costaban miles de dólares. Hoy todo el mundo en todo el globo tiene un móvil. Lo mismo pasará con la secuencia del genoma, fundamental en el tema de la longevidad. La secuencia del primer genoma humano tardó trece años, entre 1990 y el 2003, y costó 3.000 millones de dólares. Hoy se puede hacer por 800 dólares en un día y la expectativa es que en diez años se secuencie por diez dólares en un minuto. Todo el mundo secuenciará su genoma y, si tiene cáncer, secuenciará el de las mutaciones de su cáncer para curarlo. Igual ocurrió con el sida.

-Sin embargo, pese a los avances, están rebrotando otras enfermedades que parecían erradicadas. Bacterias resistentes a los antibióticos... ¿Puede frustrar ese futuro que usted plantea?

-Siempre hay riesgos. Efectivamente, hay algunas bacterias que se han vuelto inmunes a los antibióticos, pero se desarrollarán otros más sofisticados, etc. No es un problema. Lo que los humanos tratamos de hacer es vivir más y mejor, y atacar todas las enfermedades. Y por eso por primera vez estamos hablando de atacar el envejecimiento como una enfermedad más. A mí me gusta decir que el envejecimiento es una enfermedad, pero que, afortunadamente, hoy sabemos que es curable. Y esperamos curarla en 20 o 30 años.

«La idea es vivir eternamente joven y la pregunta no es si va a ocurrir o no, sino cuándo será»

Cordeiro afirma que la tecnología revertirá el envejecimiento.