2.600 kilómetros en bici por el ébola

Un gallego viaja sobre dos ruedas desde Suecia hasta España para recaudar fondos y ayudar a 80 niños de Sierra Leona que perdieron a sus padres

Á.P.

Un vigués de 24 años se ha subido a su bicicleta para recorrer 2.600 kilómetros desde Gotemburgo (Suecia) hasta San Sebastián (España). Su viaje no es solo una aventura, es también una labor solidaria. Junto con la ONG Harambee, espera recaudar 26.000 euros y así ayudar a 80 niños de Sierra Leona que perdieron a sus familias debido al ébola. El objetivo es proporcionarles atención médica, educación y recursos.

Lucas García es un viajero empedernido, pero no un viajero cualquiera. A lomos de su fiel bicicleta recorrió hace dos años la isla de Taiwán y el año pasado viajó de San Sebastián a Santiago y de Vigo a Lisboa. Dice que la bicicleta es una forma estupenda, limpia y segura de viajar. Viaja solo, pero siempre se encuentra gente por el camino. «No me aburro. Estos viajes son una buena oportunidad para pensar en el futuro y replantearte las cosas», dice.

Gallego emigrado, como tantos, desde hace poco vive en Suecia, donde estudia un máster en Ingeniería Mecánica y repara bicicletas en sus ratos libres en una asociación sueca para dárselas después a quienes las necesiten, normalmente estudiantes. Su interés por las labores solidarias es lo que le ha llevado a colaborar con la ONG Harambee y su proyecto de acogida y educación a niños cuyos padres murieron por el ébola.

Su viaje lo lleva desde Gotemburgo, de donde partió ayer, hasta San Sebastián durante 26 días, a cien kilómetros diarios. Iba a partir el lunes, pero un problema con la compañía de Correos se lo impidió. «Debería haber salido ese día pero no me llegó la tienda de campaña», explica por teléfono. No parece preocupado. Tendrá que recorrer cada día cuatro de kilómetros más de lo previsto en un principio.

 

Diez euros por kilómetro

La idea del viaje es recaudar 10 euros por kilómetro recorrido y así llegar a los 26.000. «Es una cantidad fácil de recaudar, aunque habrá que currar mucho», explica. Lucas viajará por las ciclovías europeas que se encuentran cerca de la costa y contará su viaje a través de las redes sociales. Se le pude seguir en Instagram con el usuario @2rootsproject.

Ayer cogió el ferri desde la ciudad sueca de Varberg hasta la danesa Grenaa para comenzar a pedalear por las ciclovías. «Salí escopetado de casa en cuanto me llegó la tienda porque tenía cien kilómetros por delante hasta llegar a Varberg y el ferri salía a las 18.30», explica. Por suerte, llegó con media hora de antelación y no tuvo ningún percance. «En cuanto llegué a Dinamarca salí de la ciudad, planté la tienda y a dormir», avanzaba ayer desde el ferri.

Lucas dice que le encantaría visitar a los niños sierraleoneses a los que va a ayudar con lo recaudado en su viaje. «Todo lo que sea viajar y hacer feliz a la gente me encanta», cuenta antes de colgar el teléfono. Tiene que recargar pilas, mañana será otro día. Otros 100 kilómetros pedaleando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

2.600 kilómetros en bici por el ébola