El acuerdo contra el cambio climático suma un récord de firmas en un día

Un total de 175 países apoyaron el pacto en la sede de la ONU, que ahora debe ser ratificado por los Gobiernos


redacción / la voz

Si en diciembre pasado un total de 195 países alcanzaron en París el primer pacto global para luchar contra el cambio climático, lo vivido ayer en Nueva York, coincidiendo con el Día de la Tierra, también supone un hito que formará parte de la historia. Nunca antes tantos países había acudido a la sede de la ONU para suscribir cualquier tipo de acuerdo internacional auspiciado por Naciones Unidas en el primer día habilitado para ello. Lo hicieron 175 países, muchos más que los 119 que en 1982 firmaron la Convención sobre Derecho Marítimo, un tratado que hasta la fecha ostentaba el récord de apoyos en un solo día.

«Hoy estamos rompiendo un récord», subrayó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien agradeció al gesto al mismo tiempo que advirtió de su imperiosa necesidad, porque el cambio climático también está dejando registros históricos en el aumento de las temperaturas del planeta, del nivel del mar o del deshielo de los polos. «Estamos -dijo- en una carrera contra el tiempo», por lo que instó al resto de los Estados a sumarse cuanto antes al acuerdo y, sobre todo, a que presenten sus planes voluntarios para la reducción de gases de efecto invernadero. Este será el instrumento fundamental para hacer realidad el acuerdo de París, que se ha fijado como objetivo que el planeta limite el incremento de las temperaturas en 1,5 grados de aquí a fin de siglo con respecto a los valores preindustriales, de finales del siglo XIX.

En esta carrera contra el reloj, el paso dado ayer es solo el primero, aunque con un fuerte carácter simbólico, ya que después serán los gobiernos los que tendrán que ratificar el pacto, que como muy tarde debería entrar en vigor el 2020. Para que tenga validez debe ser ratificado por 55 países que, en conjunto, sumen el 55 % de las emisiones de gases invernadero liberadas a la atmósfera. Si se siguiera el habitual orden alfabético, el primer país en firmar ayer el acuerdo de París sería Afganistán, pero este protocolo se rompió para que fuera el presidente francés, François Hollande, el que tuviera en honor. De hecho, el liderazgo ejercido por este país fue vital para llegar a un compromiso en diciembre.

Un punto de partida

Al acto de ayer no acudieron todos los jefes de Estado o de Gobierno. Ni siquiera Barack Obama, de visita oficial en el Reino Unido, pero además del propio Hollande sí estuvieron la brasileña Dilma Rousseff, en pleno proceso de destitución; el italiano Mateo Renzi o el boliviano Hugo Morales. En representación de España acudió a la firma la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

John Kerry, el secretario de Estado de EE.UU., fue el que sustituyó a Obama. En su discurso defendió que el pacto de París es solo un punto de partida y que será necesario ir más allá si se quiere frenar el calentamiento global. También intervino, como mensajero de la ONU de cambio climático, el actor Leonardo diCaprio, que instó al mundo a abandonar los combustibles fósiles porque «el cambio climático está sucediendo más rápido de lo que los científicos más pesimistas nos dijeron hace una década».

Podría entrar en vigor incluso sin el apoyo de EE.UU.

El Acuerdo de París entrará en vigor 30 días después de que al menos 55 países (partes) que sumen en total el 55 % de las emisiones globales, lo hayan ratificado y surtirá efectos a partir del año 2020.

¿Qué países son los más contaminantes?

El mayor contaminador a día de hoy es China, con el 24 % de las emisiones globales; seguido de Estados Unidos, con el 12 %. Para que el pacto tenga validez basta, por ejemplo, con que lo suscriban estos dos países, además de la Unión Europea (9 %); India (6 %) y Brasil (5 %). También son grandes contaminantes Rusia (5 %) y Japón (5 %).

¿EE.UU. podría dar marcha atrás?

Existe este peligro. John Kerry anunció ayer que su país ratificará el pacto este mismo año, antes de que Obama abandone el poder. Pero puede ocurrir que si ganan los republicanos, contrarios a cualquier acuerdo, el país revoque el compromiso. Aún así, sin Estados Unidos, el acuerdo podría entrar en vigor, pero supondría un duro golpe.

¿Son suficientes los acuerdos voluntarios?

No. Los compromisos voluntarios para la reducción de emisiones presentados por 187 países en la cumbre de París para intentar limitar el calentamiento a 1,5 grados son totalmente insuficientes. Es más, con ellos las temperaturas subirían entre 2,7 y 3 grados. Por eso los Estados podrán actualizar hasta el 2018 sus planes de actuación y revisar sus esfuerzos de reducción. Estas contribuciones también se revisarán en cuanto el acuerdo entre en vigor para acercarse con el tiempo al objetivo final.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El acuerdo contra el cambio climático suma un récord de firmas en un día