El mapa más completo de la gravedad de Marte revela su interior oculto

r. r. garcía REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

NASA

La herramienta servirá para mejorar la precisión de las futuras misiones espaciales

23 mar 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Dieciséis años de toma de datos y el trabajo conjunto de tres sondas espaciales de la NASA han posibilitado la creación del mapa más completo que jamás se haya hecho de la gravedad de Marte, lo que permite, a su vez, ofrecer la visión más definida del interior del planeta rojo.

«Del mismo modo que un médico utiliza rayos X para ver el interior de un paciente, los mapas de gravedad nos permiten ver el interior de un planeta», explica Antonio Genova, científico del Instituto Tecnológico de Massachussetts. La nueva herramienta no solo permitirá conocer mejor cómo se han formado determinadas regiones de Marte, sino que también supondrá una ayuda muy importante para las futuras misiones de exploración, incluida la hipotética conquista humana del astro.

Superficie irregular

Al igual que todos los planetas, su superficie está repleta de irregularidades, lo que hace que la fuerza de gravedad sentida por una nave que orbite alrededor de este cuerpo celeste pueda cambiar. Por ejemplo, la atracción será un poco más fuerte sobre una montaña y ligeramente más débil sobre un cañón.

Así, pequeñas diferencias en la gravedad modifican las trayectorias de las sondas, lo que altera la señal que envían a la Tierra. Con los nuevos datos, los responsables de las misiones podrán ubicar las naves con mayor precisión.

La observación de los cambios en la gravedad también ha permitido a los científicos deducir la enorme cantidad de dióxido de carbono que se congela sobre la capa de hielo polar marciano durante el invierno.

La enorme resolución del mapa ha permitido confirmar que Marte tiene un núcleo externo líquido de roca fundida. «Con este nuevo mapa, hemos sido capaces de ver anomalías de gravedad tan pequeñas como de 100 kilómetros de ancho y hemos determinado el espesor de la corteza con una resolución de unos 120 kilómetros», explicó Antonio Genova. «La mejor resolución ayuda a interpretar la forma en que la corteza del planeta cambió durante la historia en muchas regiones», añadió.

Esta radiografía se obtuvo con los datos aportados por las sondas de la NASA Mars Global Surveyor, Mars Odyssey y Mars Reconaissance Orbiter. Esta información tuvo que ser analizada y procesada luego en tierra durante otros dos años.