Cambio de hora: El 25 de octubre tendrá 25 horas 

Esta madrugada, a las tres volverán a ser las dos. Los relojes se atrasan para adaptarnos al horario de invierno. ¿Qué hacer para que no nos afecte la hora de más? 

Un día de 25 horas ¿por qué? Este domingo retrasamos los relojes una hora. Es el cambio de hora de invierno. A las 3 de la madrugada serán las 2. Una convención social que tiene su explicación científica

Redacción

Cambio de hora: bienvenido invierno. A pesar de que oficialmente la estación del frío no arranca hasta el 22 de diciembre, hace tiempo que el ajuste horario de octubre se entiende como la frontera real entre el verano y el invierno -la primavera y el otoño no son más que antesalas, el año es, en definitiva, un bipartito en toda regla-, entre las altas y las bajas temperaturas. Entre la luz  la oscuridad. Expiró septiembre y llegó octubre. Primera semana. Segunda e, irremediablemente, tercera. Y el dichoso sábado de octubre en el que el tiempo se congela durante una hora. A las tres de la mañana volverán a ser las dos. Recuperaremos la hora que perdimos en el cambio de hora del mes de marzo, cuando los relojes se adelantaron, de dos a tres. Y este 25 de octubre, domingo, será el único día del año con 25 horas en lugar de 24. 

Toca, de nuevo, cambiar la hora. Atrasar el reloj. Conservar las viejas costumbres y sacarle todo el partido a ese deja vú que se manifiesta en la recta final de todos los octubres. Porque hay cosas que se repiten cíclicamente, que vuelven a nuestras vidas sin darnos cuenta cada año. La enésima reposición de Pretty Woman, el debate sobre los Presupuestos del Estado o las compras de última hora en Navidad son ejemplos indiscutibles. Pero si hay algo que les gana por goleada a todas las tradiciones del año, y por duplicado, es el cambio de hora.

Como cada último fin de semana del décimo mes del año en España desde 1974 el cambio de hora nos vuelve a situar en el horario de invierno. La madrugada del sabado al domingo toca atrasar los relojes: a las tres serán las dos, y de ese modo quedará deshecho el adelanto llevado a cabo en marzo. Con el nuevo cambio de hora llegan los amaneceres tardíos, los anocheceres precoces, la pérdida de luminosidad y los cambios en el estado de ánimo e incluso de salud.

Los estudios sobre los efectos del cambio de hora en el organismo son casi tan antiguos como el propio atraso de las manecillas de reloj en sí. Los hay que hablan de sensaciones similares al jet-lag, de cambios de ánimo y humor e incluso de trastornos digestivos. Un artículo publicado en el 2008 encontró un nexo de unión entre el cambio de hora y el incremento de infartos de miocardio en los tres días posteriores al cambio.

¿Y qué se puede hacer para minimizar estas alteraciones tan propias de la llegada del horario de invierno? Existen una serie de recomendaciones que ayudarán al cuerpo a no sufrir demasiado con el cambio de hora, empezando por el sueño. Es aconsejable, aunque en algunos sea un hábito difícil de dejar, evitar la siesta en los días previos y posteriores hasta que el cuerpo se ajuste al nuevo ciclo de sueño. Los horarios de comidas y cenas también es recomendable variarlos paulatinamente para que el organismo no sufra, y si además estas pautas se combinan con algún tipo de actividad física el cuerpo conciliará más el sueño y apenas notará variación cuando a las tres de la madrugada del próximo domingo vuelvan a ser las dos.

Así afecta el cambio de hora a los gallegos En España se empezó a retrasar el reloj en 1973 pero a día de hoy hay muchos que todavía no se han acostumbrado.

El cambio de hora se adopta por primera vez durante la Primera Guerra Mundial, ya que el conflicto, además de terminar con vidas humanas, agotaba el material y los recursos, por lo que el ahorro energético se convirtió en algo prioritario. Con la crisis del petróleo de 1973, muchos países se concienciaron sobre la importancia de ahorrar energía y se acogieron al cambio de hora. A España llegó solo un año después.

Sin embargo, no existen datos concluyentes de que en nuestro país el cambio de hora contribuya notablemente al ahorro energético. Y fuera de España tampoco. Hay estudios realizados en Estados Unidos que incluso apuntan a lo contrario. Un trabajo del año 2008 asegura que con el cambio de hora se incrementa en un 1 % el consumo energético de los hogares, mientras que en otro del 2005 se apunta a que el ahorro energético diario tras el cambio de hora es de un 0,5 %.

¿Qué países cambian la hora?

El cambio de hora en primavera y otoño del 2015 no es algo universal. En el hemisferio norte, Europa (alvo Bielorrusia y la parte europea de Rusia), Estados Unidos, Canadá y México adoptan el horario de invierno prácticamente desde el principio. Junto a ellos, Turquía, Irak, Azerbaiyán, Israel, Palestina, Siria, Líbano, Jordania, Marruecos, Libia y parte del Sahara Occidental. En el hemisferio sur, sin embargo, son minoría los países que cambian la hora: Uruguay, Paraguay, el sur de Brasil, Namibia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea y casi la mitad de la superficie de Australia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Cambio de hora: El 25 de octubre tendrá 25 horas