Lugares clásicos que no pasan de moda

La catedral de Santiago, las Cíes y As Catedrais encabezan la lista de destinos más visitados


Igual que los clásicos que cuelgan en los armarios nunca pasan de moda, tampoco lo hacen los destinos que desde hace muchas temporadas integran el podio del cada vez más atrayente turismo gallego. Hay fenómenos emergentes, como el banco de Loiba en Ortigueira, que concita a dos mil visitantes diarios para captar una vista de impacto del cabo Ortegal, pero las medallas en verano se las reparten los mismos: la catedral de Santiago, la playa de As Catedrais y el parque nacional de As Cíes, que cuentan a sus fieles por cientos de miles.

Nadie puede decir a ciencia cierta cuántos visitantes entran cada día en la catedral de Santiago porque es imposible el registro, pero se estima que al año rondan los tres millones. Solo el tradicional gesto de abrazar al Apóstol, ritual para el que los peregrinos soportan larguísimas colas, se repite a diario unas 5.000 veces, lo que arroja una cifra de en torno a 300.000 achuchones al santo en los meses de julio y agosto. En lo que va de año Santiago ha expedido más de 186.000 compostelas, que acreditan la peregrinación a la ciudad.

Los otros dos clásicos que no decaen son las islas Cíes y la playa de As Catedrais. El arenal de A Mariña tiene una afluencia media de 100.000 visitantes al mes en verano. Las Cíes, de 69.000, pero en julio, el conjunto del Parque Nacional de las Illas Atlánticas recibió 99.636 turistas, la mitad de los registrados en los siete primeros meses del año y 10.000 más que en el mismo mes del año anterior.

El techo está condicionado por los topes fijados para preservar ambos parajes naturales. La playa de As Catedrais, en concreto, tuvo en julio 72.500 visitantes, que hubieron de formalizar previamente la reserva. Durante ese período nunca se llegó al tope de la Xunta. En agosto, en cambio, han sido ya 14 las jornadas en las que se ha superado el cupo de 5.000 personas y hasta el día 25 el arenal había recibido la visita de 113.000 turistas.

Fuera del oro, la plata y el bronce, pero siempre en los puestos de cabeza, se sitúan también dos enclaves que cuentan su historia por miles de años y que son polos inagotables de atracción para los visitantes: la coruñesa Torre de Hércules y el castro de Santa Tegra, en A Guarda. El primero ha registrado en los dos meses de verano la llegada de 40.000 personas, y el segundo, 47.000.

As Catedrais

Un cupo de 5.000 personas que se rebasa

La Xunta ha fijado un cupo para acceder a este arenal de Ribadeo, pero durante 14 días del mes de agosto la demanda ha sido mayor. Hasta el día 25 se registraron 113.000 visitas.

Illas Atlánticas

Casi 100.000 visitantes en julio

El único parque nacional de la comunidad es uno de los parajes naturales más atractivos de Galicia. En julio llegó a 99.636 visitantes, 10.000 más que en el mismo mes del 2014. Solo en las Cíes se recibieron entre julio y agosto de este año unos 140.000 turistas. 

Santiago

El Apóstol recibe 5.000 abrazos al día

Las visitas anuales rondan los tres millones. En lo que va de año se han expedido 186.000 compostelas, certificado que reciben los peregrinos que completan la ruta jacobea.

Torre de Hércules

Un polo de atracción todo el año

Si los dos milenios de historia del faro coruñés eran motivo suficiente para visitarlo, la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco lo ha convertido en una cita ineludible para el turista. Del 15 de junio al 15 de agosto visitaron la Torre 40.000 personas, un 5 % más que hace un año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Lugares clásicos que no pasan de moda