«Ménage à trois» en el Thyssen

Miguel Lorenci MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

ZIPI | EFE

Pintura y moda se funden en el espejo de los grandes fotógrafos cuyas imágenes fundamentan la exposición «Vogue like a painting»

30 jun 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

«La historia de la pintura está llena de fashion victims, como vemos en todos los grandes retratos cortesanos, que son de última moda». Lo destaca Guillermo Solana, director del museo Thyssen-Bornemisza, que se alía con la revista Vogue para explorar el trío moda-pintura-fotografía. Un curioso ménage à trois que revisa la intensa vinculación de la alta costura con la pintura través de la fotografía en la muestra Vogue like a painting. Es una selección de fotos de inspiración pictórica procedentes de los archivos de la revista en la que vemos como Goya, Zurbarán, Vermeer, Dalí, o Sorolla inspiran a modistos y fotógrafos como Edward Steichen, Cecil Beaton, Irving Penn o Annie Leibovitz. Son 62 imágenes firmadas por algunos de los grandes de la fotografía y publicadas por la biblia de la moda en las últimas siete décadas. Positivadas todas en gran formato, su denominador común es esa inspiración que da la foto una cualidad pictórica que acentúa la relación entre pintura y diseño de moda.

«La foto es el puente entre la moda, que se mueve en el espacio y tiempo real, que es tridimensional y performativa, y la pintura, que está confinada en los cuadros -arguye Solana-. Estas fotos convierten en cuadro las imágenes de vestidos y moda».

Y puede ser evocando a La joven de la perla de Vermeer, en una foto de Ermin Blumenfeld, a una Santa de Zurbarán en un foto de Michael Thomson o escenas goyescas en una instantánea de Peter Lindberg, en una escena de playa de Sorolla o un retrato de Sargent. Todas usan recursos propios de los pintores, como la teatralidad de los escenarios, el drama del claroscuro, esquemas compositivos, la belleza de las figuritas, las poses y los decorados.