Epidemia del ébola: ¿Estamos seguros?

La protección total es una utopía, aunque un brote se controlaría de una forma rápida y eficaz en Occidente


Redacción / La Voz

«Que se queden en África los enfermos, no vamos a morir todos los españoles para salvar a uno». Esta frase la dijo ayer una enfermera gallega a La Voz para opinar sobre la repatriación de Miguel Pajares, y refleja el miedo de parte de la sociedad a que el virus se extienda sin control. Y es que, ¿realmente estamos seguros? Del ébola todo apunta que sí, pero como explica el doctor Bréchot (Instituto Pasteur) en un mundo globalizado aspirar a la seguridad total es imposible, porque hay SARS, gripe aviar, H1N1, fiebre amarilla, fiebre del Valle del Rift, fiebre hemorrágica de Crimea-Congo y la de Marburgo, dengue, chikungunya, fiebre del Nilo occidental, VIH, hepatitis, malaria, cólera, meningitis... Entender la epidemia de ébola es más fácil.

¿Se pudo escapar el virus en el traslado de Pajares?

Cualquiera que haya visto las imágenes tiene que reconocer que las posibilidades de contagio son casi nulas. En el hospital Carlos III -que hay que recordar que se vació para no preocupar al resto de los pacientes-, trabajan, según explicó su jefe de Medicina Intensiva, Abelardo García, dos médicos expertos en enfermedades tropicales, cuatro enfermeros y cuatro auxiliares por turno, y el personal de apoyo (radiólogos, biólogos, personal de laboratorio, de seguridad, etcétera) que siguen a rajatabla los procedimientos marcados por la OMS.

¿Puede llegar algún enfermo a Europa?

El gran filtro se está estableciendo en los aeropuertos. En los africanos han determinado protocolos de seguridad -control de la temperatura, ya que la fiebre es el primer síntoma- para evitar fugas. Además, British Airways suspendió los viajes a estos destinos, Air France realiza controles de temperatura a los viajeros y el personal de Brussels Airlines no duerme en Monrovia (Liberia) para evitar riesgos. Estados Unidos, por su parte, tiene «estaciones de cuarentena», igual que Marruecos, Tailandia, Malasia, Vietnam, Brasil, Cuba o la India. Arabia Saudí suspendió los visados para La Meca a los habitantes de África Occidental, y EE. UU., España, Alemania, India, Grecia, Austria, Bélgica o México desaconsejan viajar a la zona.

¿Por qué esta epidemia?

La zona donde se ha producido la epidemia no es habitual para el ébola, por lo que la gente no está mentalizada para protegerse de la enfermedad, como sí ocurre en Sudán o la República Democrática del Congo. La lamentable situación sanitaria de África es clave de la expansión de la enfermedad. La médico gallega Marta Lado Castro-Rial, que está en Freetown (Sierra Leona) trabajando sobre el terreno, recuerda que en los dispensarios de las aldeas no hay guantes, ni agua o jabón, que la gente no quiere ir al hospital (tienen que pagar) y que siguen velando a los muertos como si no hubiese enfermedad, y eso incluye besos y abrazos. La llegada a la zona de Médicos sin Fronteras, de Cruz Roja y los 75 millones de euros que liberó la OMS parece haber mejorado la dotación de protección de los sanitarios de la zona; por otra parte, las medidas de prevención del ejército -que desinfecta las casas de los muertos, evita la huida de los enfermos de los hospitales y rodea las aldeas con pacientes estableciendo una cuarentena- deberían dar resultado a medio plazo.

¿Puede haber contagio por compartir el mismo espacio público?

Pero si todo falla y uno comparte espacio en un avión o en el aeropuerto con un enfermo, ¿qué puede pasar? El ébola se contagia por contacto estrecho [ver gráfico]. Las posibilidades de transmisión aumentan en los últimos estadios de la enfermedad y ante un cadáver. Por ir sentado al lado en el metro o en un avión no se contagia, ni por el roce casual con alguien, ni se transmite por el aire, como recuerda Peter Piot, descubridor del virus en 1976. Lo mismo opinan desde el Instituto Pasteur de París, que no hay riesgo verdadero de gran contagio en Europa.

¿Se controlaría un brote?

Pongamos que una persona llega a un hospital español enferma con ébola. ¿Qué puede ocurrir? El centro tiene que seguir el protocolo de la OMS, explícito para casos semejantes. En líneas generales, hay que poner en cuarentena al paciente y a las personas allegadas, controlar a quienes han compartido espacio con el enfermo, desinfectar todos los lugares donde ha estado -solo la lejía ya sirve- y establecer una línea de atención a las personas del entorno. Las unidades de infecciosos de cualquier hospital público español están preparadas para estos enfermos que, seguramente, se trasladarían a los dos centros de referencia, Carlos III (Madrid) y Clinic (Barcelona), donde están los mejores especialistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Epidemia del ébola: ¿Estamos seguros?