La herramienta de las palabras


Twitter presentó ayer en su blog unas cifras impactantes que se resumen en tres pildorazos: 177 millones de tuits enviados el pasado 11 de marzo, 543.000 cuentas de Twitter abiertas ese mismo día y más de 200 millones de usuarios en todo el planeta. ¿Cómo es posible que una red social en la que solo se pueden escribir 140 caracteres por tuit tenga semejante poder expansivo y de influencia? ¿Cómo es posible que la palabra Twitter haya salido ayer en más de 25 teletipos de agencias de noticias? Preguntas similares se las hacen los que no han tenido la curiosidad de abrirse una cuenta. En cuanto lo hagan -muchos de los que leen esto ahora lo acabarán haciendo- descubrirán que Twitter es una poderosa herramienta de las palabras, una eficaz y rápida fuente informativa en tiempo real y, ojo, también un patio virtual en donde hay humanos tecleando sus aciertos, sus errores y sus patinazos mentales.

Alguno ya definió a Twitter como «el subtítulo de la realidad» [@mancini dixit] y no le falta razón, porque toda la realidad informativa ya pasa por Twitter. Túnez, Egipto, Libia y ahora Japón son los últimos ejemplos de cómo el torrente de las palabras mueve montañas; las mismas que contamos a diario desde @lavozdegalicia.

Votación
0 votos

La herramienta de las palabras