Un constructor de Taboadela paga las fiestas locales e invita a los vecinos

Los foráneos desembolsarán diez euros, con consumición, por ver a Isabel Pantoja, Camela o Bustamante


«Me fui con mi familia a Barcelona en el año 67, cuando tenía siete años, y a los quince ya estaba trabajando en la construcción, desde abajo, de pinche y barriendo». Ramón Blanco cuenta su historia, pero a la vez vigila de cerca los trabajos de acondicionamiento del terreno en que se ubicará la carpa de 3.000 metros cuadrados en donde tendrán lugar los conciertos a los que podrán ir más de 35.000 personas. El terreno pertenece al Obispado de Ourense, que los ha cedido durante los días de fiesta.

Los vecinos de Soutomaior, en el concello ourensano de Taboadela, ya conocen la devoción de Ramón Blanco por la Virgen de la Salud, tanta que le lleva a patrocinar, es decir, pagar íntegramente, un cartel de conciertos único. Se calcula, aunque Ramón saca sus armas de gallego para evitar dar cifras, que serán alrededor de 150.000 los euros que le costará tal evento. Un espectáculo de rock con Barón Rojo, Ñu, Eco y Sombra abrirá la serie el día 2 de septiembre al que seguirá, el día siguiente, un concierto de David Bustamante. «Las fans me tiene loco», cuenta. «Me llaman a todas horas para saber si pueden ya acampar en la zona», relata dando cuenta de un Cohiba y sin quitarles ojo a las obras.

El plato fuerte de conciertos será la presencia de Isabel Pantoja, el 5 de septiembre. «Hace años vino con Julián, pero ahora creo que viene con su hijo», dice, a la vez que recuerda la gran mariscada que compartieron los entonces amantes. Aunque no está confirmado, y porque las fiestas son religiosas, seguramente el obispo de Ourense decidirá hacer acto de presencia el día en el que la tonadillera visite la localidad. Pero la lista de afamados músicos no termina aquí. Rosana es otra de las invitadas. Será el 4 de septiembre y el día 6 será el turno de Camela. «Aunque en el cartel pongo un poco de todo, intento también elegir lo que a mí me gusta», se justifica el constructor.

De la mano de la empresa ourensana espectáculos Camoeiras -que al lado del empresario ha organizado estos festejos- y del Concello de Taboadela, que a través de la Diputación ha cedido siete de las nueve máquinas que trabajan sin parar en la zona, Ramón cumple uno de sus mayores objetivos en la vida: «Si no paro de trabajar durante todo el año, por lo menos puedo gastar lo que gano en lo que más quiero», se justifica ante las críticas que a veces escucha, y recuerda que los vecinos y familiares de la parroquia entran gratis y el resto debe pagar 10 euros de entrada (con consumición). Está tan animado que ya anuncia: «¡El año que viene será Julio Iglesias!».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
87 votos

Un constructor de Taboadela paga las fiestas locales e invita a los vecinos