La NASA muestra «más clara que nunca» la llegada a la Luna

Tatiana López

SOCIEDAD

Gastó 250.000 dólares para probar de una vez por todas que la misión del «Apolo XI» no fue un montaje

17 jul 2009 . Actualizado a las 10:14 h.

La bandera del Apolo XI ondeaba con un viento que no existe en la Luna. Los astronautas que participaron en la llegada al satélite nunca quisieron hablar de su aventura y nada más regresar a la tierra abandonaron la organización.

Durante décadas, teorías como estas han alimentado la idea de que la llegada a la Luna el 20 de julio de 1969 no fue en realidad más que un engaño orquestado por el Gobierno estadounidense, que en aquellos días libraba su propia guerra fría en el espacio exterior.

«Todo fue grabado en un estudio de televisión, si uno mira atentamente puede ver al tipo de sonido detrás de Neil Armstrong» era la frase más repetidas por escépticos de todo mundo. Sin embargo, esta hipótesis se rompía ayer definitivamente después de que ingenieros de la NASA ofrecieran una versión mejorada de las míticas imágenes, reconstruidas especialmente para el 40.º aniversario de la llegada al satélite.