Estadísticas

| O |


LA ESTADÍSTICA es una de las pocas ciencias intensamente aplicadas. Instrumento certero en algunos campos, como pueden ser los de la paleoantropología o la zoología, en la vida cotidiana sufre de abusos. Viene a ser una horquilla en la que se apoya el arcabuz para disparar. Agarrados a la rama que más les conviene de un mismo estudio, dos políticos enfrentados pueden defender durante horas que el informe dice blanco y que, no, dice negro, sin que la verdad avance un milímetro.Los medios de comunicación también abusan un poco. Ayer nos alegraban con los datos del paro; anteayer, en cambio, nos disgustaban con el presumible encarecimiento de las hipotecas. Nos preocupaban con la cifra de personas con mayores dependientes a su cargo y a la vez nos daban alguna esperanza de empleo con la promesa de que se van a limitar los cargos a dedo de la Xunta. A pesar de este baile, seguimos cayendo en las estadísticas como las moscas en la miel. Y así sabemos que los españoles nos emborrachamos 14 veces al año, la mitad que los holandeses. También conocemos la frecuencia con que se lavan los dientes los estadounidenses o cuál es nuestra posición entre los ciudadanos europeos que más veces se mudan los calcetines. Si nos llenamos el cerebro con tantos de estos saberes ligeros, inconexos o mal contextualizados, quién sabe si las neuronas no acabarán reorganizándose para un universo tipo test y en lugar de razonar no terminaremos todos jugando al pasapalabra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Estadísticas