Divorcio a la danesa


Si es usted lector habitual de esta crónica, hágalo despacio, porque mañana no hay. Así que debería esmerarme con las noticias elegidas, porque esta es casi una página doble. Sin embargo, no traigo muy buenas nuevas, sino más bien todo lo contrario. Mientras ustedes disfrutan del día festivo, los príncipes Joaquín y Alexandra de Dinamarca han solicitado oficialmente su divorcio. Ya saben que hace unos meses confirmaron su separación, concretamente en septiembre. Así que ahora, recién transcurridos los seis meses reglamentarios que establece la ley danesa, reclaman el divorcio. Una vez que se concrete, Alexandra pasará a ser sólo alteza y no Alteza Real. Y deberá trasladar su residencia, aunque no lo hará mientras no finalicen las obras de la villa que ha adquirido a las afueras de Copenhague. Así son las cosas. El amor no dura eternamente, ni siquiera entre los príncipes, que en los cuentos siempre viven felices y comen perdices. Claro que en los cuentos, los príncipes no suelen disfrutar de largas y agitadas noches fuera de casa. Pero yo no digo nada, lo recordaban ayer los periódicos daneses.Otra que sigue aquí me caigo, allí me levanto es Whitney Houston . La famosa cantante ha vuelto a hacer caso a los buenos consejos y ha reingresado en una clínica de rehabilitación. A ver si ésta es la buena. La protagonista de El guardaespaldas , que ahora tiene 41 años, ya estuvo ingresada hace justo un año, pero parece que ella y su marido Bobby Brown han regresado a las andadas y se ha hecho necesario que la cantante vuelva a aislarse de su entorno para encontrar el norte. La verdad es que, desde hace algunos años, Whitney no ha sido más que la sombra de sí misma. Tras admitir en una entrevista su querencia por la cocaína y otras sustancias, apenas ha levantado cabeza. Y la que iba a ser una de las carreras más brillantes en el mundo del pop, se ha convertido en un lamentable calvario de excesos y fracasos.Y por si no hemos alcanzado aún el nivel de alegría suficiente, incorporo la última hora de Rainiero de Mónaco que, como saben, está ingresado y precisa respiración asistida. En las últimas horas, su situación no ha variado y sigue en estado de extrema gravedad. Ya ven ustedes que las noticias del cuore no son siempre festivas, sino que todo el mundo sufre en este valle de lágrimas independientemente del espacio que ocupe en la prensa rosa.Tengo una amiga que presume de lo difícil que resulta que la gente la distinga de su hermana gemela. Tanto que la más ducha en la cuestión hizo dos veces el examen de conducir. Una para ella y otra para su hermana. Son las ventajas de ser gemelos, que no me quiero ni imaginar cómo se podrían aplicar en cuestión de amores si una se deja llevar por las malas intenciones. El caso es que una pareja de gemelos, residentes en Brasil y profesionales del tráfico de drogas, también aprovecharon su condición para eludir la cárcel. Aunque los dos estaban condenados, uno recibió la libertad condicional. Se lo están imaginando, ¿verdad? A la hora de salir, se presentó el que todavía tenía condena pendiente y se fue de rositas. El otro, al día siguiente, denunció el fraude y las autoridades brasileñas tuvieron que dejarlo también en libertad. Ninguno de los dos es famoso, pero necesitaba una noticia un poco más divertida para cerrar esta página. Que tengan ustedes un buen día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Divorcio a la danesa