De regata con el «Bribón»

Hechos y figuras


Estampa inevitable de todos los veranos. Lo único que confirma el paso del tiempo es que a la foto se van incorporando más niños y que los que había el verano pasado han crecido un poco más. La Reina ejerció ayer de abuela de sus rubios nietos Juan, Pablo Nicolás y Miguel, los tres hijos de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín. Desde el yate Fortuna , Doña Sofía y los pequeños siguieron el paso del velero Bribón , en el que compite don Juan Carlos para ganar la Copa del Rey de vela, la que probablemente sea la competición deportiva con más realeza por centímetro cuadrado. El rey Harald de Noruega, por ejemplo, formaba parte de la tripulación del Fram XV , uno de los rivales del Bribón . Más modesta fue la embarcación que eligió su hijo y heredero Haakon Magnus que, a bordo de una Gomone , siguió la regata en compañía del hijo de su mujer, Mette-Marit. Suponemos que el embarazo de ésta última aconsejó que la futura reina de Noruega se quedara en tierra.Y digo yo, ¿cómo es posible que unos calzoncillos, por mucho que cubrieran a JFK, sean capaces de provocar una manifestación de visitantes? Cientos de dublineses están acudiendo al reclamo de la ropa interior presidencial que desde hace unos días se exhibe en el escaparate de una tienda de ropa de la capital de Irlanda. Los susodichos calzones fueron utilizados por John Fitzgerald Kennedy durante la II Guerra Mundial y en la cintura llevan bordado el nombre de su famoso propietario. «Ha pasado por aquí gente de todo el mundo para fotografiar los calzoncillos. Creo que la gente quiere ver qué tipo de ropa interior llevaba Kennedy. La verdad, los calzones tienen estilo». La explicación la ha dado el avispado propietario del establecimiento, un tal Louis Copeland, logrando rentabilizar con rapidez los cerca de seis mil euros que se pagaron por el objeto durante una subasta celebrada hace unos días. Y dijo más. Las medidas de la prenda -84 centímetros de cintura- desvelan que Kennedy no era precisamente el increíble Hulk. «Siempre tiendes a pensar que la gente famosa es grande, pero Kennedy no era muy alto». Copeland debe de saber de qué habla, pues él mismo confecciona la ropa interior del primer ministro irlandés y del cantante Bono.La triste historia de la actriz Marie Trintignant, en coma tras ser molida a palos por su novio, no parece que vaya a tener un buen final. Ayer los médicos la sometieron a la que aseguran es «su última oportunidad» ya que la situación de la hija de Jean Luis Trintignant es «muy, muy preocupante». El neurólogo que la atiende no dejó mucha oportunidad a la esperanza cuando declaró: «Deberíamos saber a qué atenernos en las próximas horas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

De regata con el «Bribón»