ETA deja de ser tabú

Movistar estrena este jueves por la noche en #0 la serie documental «ETA, el fin del silencio», dirigida por Jon Sistiaga y Alfonso Cortés-Cavanillas


Madrid / Colpisa

Tabú son los reportajes que presenta desde el 2016, y también el tema con el que Jon Sistiaga regresa este jueves por la noche a las 22.00 horas al canal #0, de Movistar. Aunque, según sus propias palabras, ya está dejando de serlo. El periodista, que ha estado en todo tipo de conflictos y guerras a lo largo y ancho del mundo, se centra en esta ocasión en España porque cree que «llega el momento del final del silencio», como le comentaba a Andreu Buenafuente en Late Motiv. Y de ahí sale el título de su nuevo documental, ETA, el final del silencio, que repasa en siete capítulos los 50 años de historia de la banda terrorista, desde el 7 de junio de 1968 cuando asesinó al guardia civil José Pardines hasta el 3 de mayo del 2018 cuando anunció con un comunicado la disolución de todas sus estructuras, tras haber causado 826 muertes.

«¿Cómo pudimos vivir durante ese tiempo bajo el terror de alguien que mata y no conseguimos hacerle frente como sociedad?», se preguntaba Sistiaga, que ha dirigido la serie documental junto a Alfonso Cortés-Cavanillas, y que realiza con ella un homenaje a las víctimas. En sus entregas, narra el asesinato a sangre fría de Juan María Jaúregui, el de Fermín Monasterio, el primer civil asesinado por ETA, los de los políticos Isaías Carrasco y Gregorio Ordóñez, lo que significó el de Miguel Angel Blanco, y también le dedica tiempo a los empresarios extorsionados o a las víctimas más jóvenes, esas terceras generaciones que se convirtieron en afectados indirectos.

Para ello, cada episodio cuenta con la participación y testimonios de víctimas y personalidades claves en la lucha contra ETA, como Maixabel Lasa, María Jaúregui, Jesús Eguiguren, Xabier Iraola, Ignacio Latierro, Margarita Robles, Juan Mª Atutxa, Miguel Lazpiur, Jesús Mari Korta, Jaime Mayor Oreja o José Antonio Ardanza, pero también de exmilitantes de ETA arrepentidos como Ibon Etxezarreta o Mikel Azurmendi. De hecho, ETA, el final del silencio arranca con Zubiak, donde Maixabel Lasa se reencuentra cara a cara con Ibon Etxezarreta 19 años después de que la banda terrorista asesinase a su marido, el exgobernador civil de Guipúzcoa Juan María Jáuregui, de dos tiros en la nuca.

«Ejercicio de reconciliación»

Aquello ocurrió el 29 de julio del año 2000, y en 2019 Maixabel Lasa invita a comer a Etxezarreta, que pertenecía al comando que la dejó viuda y por lo que todavía está cumpliendo 43 años de condena. La palabra zubiak significa puentes, y para Sistiaga es «un ejercicio de memoria, de reconciliación, de dignidad», un encuentro que trata de segundas oportunidades y de reconocimiento de culpa, de no atreverse a pedir perdón siquiera, consciente de ser incapaz de restablecer el dolor causado. Tanto es así, que el periodista ahora lo considera «una persona absolutamente ética» y que «ha entendido la maldad de sus actos desde el principio», por lo que «no va a tener un recibimiento cuando salga de la cárcel» como ha ocurrido con otros. Además, concuerda con ella en que se ha convertido en uno de «los mayores deslegitimadores del uso la violencia», porque «para el resto de la sociedad, sigue siendo un exmiembro de ETA, y para los suyos es un traidor».

Iñaki Rekarte, etarra arrepentido: «No me sé los nombres de las personas que maté»

M. P.
Iñaki Rekarte: «A las familias de las víctimas les diría que siento haberles hecho eso» Un exjefe de ETA arrepentido explica que desde prisión intentó ponerse en contacto con el padre de una de las víctimas del atentado de Santander. «No quiso saber nada de mí», explica

En el último programa de «Salvados» de la temporada Jordi Évole ha entrevistado al exmiembro de la banda terrorista, responsable de cuatro muertes a comienzos de los años 90

En 1992, Iñaki Rekarte, exjefe de la organización terrorista ETA, mató a tres personas y dejó a 21 personas heridas. Con solo 19 años detonó a sangre fría un coche bomba en Santander bajo las órdenes de «Matad todo lo que podáis» y un año después ya estaba en la cárcel. Después de la derogación de la doctrina Parot, salió de la cárcel en noviembre del año 2013 tras pasar casi la mitad de su vida en prisión. «La mitad de mi vida, o más», afirma.

«¿Por qué entras en ETA?». Sin paños calientes, Jordi Évole, en el último Salvados de la temporada, aborda con claridad el arranque de una entrevista que se inicia con un largo silencio de Iñaki Rekarte. Silencios que ponen los pelos de punta y que marcan toda la conversación entre el exetarra y el periodista. «Pues no sé. Tenía una falta de madurez muy grande. Me dejé arrastrar», explica un arrepentido exetarra que también asegura que en aquel momento «ser de ETA era ser un héroe». 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

ETA deja de ser tabú