Black Mirror, el bueno, el feo y el malo... malísimo

La quinta temporada de la mítica serie ha llegado a sus millones de fans para dejar un amargo sabor a fracaso

Miley Cyrus interpreta en uno de los episodios de la serie a una estrella del pop en crisis
Miley Cyrus interpreta en uno de los episodios de la serie a una estrella del pop en crisis

Redacción / La Voz

La quinta temporada de Black Mirrow ha llegado a sus millones de fans para dejar un amargo sabor a fracaso: si esta nueva entrega de capítulos fueran los primeros que Charlie Brooker estrenó en el 2013 en la BBC, jamás habría sido esta la producción de culto en que se ha ido convirtiendo.

Ahora, con el aura mítica que rodea a la serie, estos tres últimos títulos quizás consigan el aprobado justo de algunos, pero no llegan ni de lejos a la altura de El himno nacional, San Junípero (dos Emmys) o SSS Callister. Para sacar la media, y siendo benévolos, al primero de ellos, Striking Vipers, podemos ponerle un 8: es interesante su reflexión sobre algunos de los más importantes convencionalismos cotidianos, puestos al desnudo con una nueva tecnología de realidad virtual. Añicos, la más oscura de las tres, un 6 justito porque su atractivo desarrollo inicial (un conductor de Uber en crisis) pierde su belleza al evolucionar hacia caminos ya muy trillados; y al último, Rachel, Jack y Ashley Too un 1, por no dejarlo en 0. La presencia de Miley Cyrus en el reparto, en un papel que recuerda mucho a su propia vida, solo sirve para ponerle el lacito a un envoltorio más propio de Disney que del sello Charlie Brooker.

La necesidad de alimentar el voraz streaming se ha cobrado otra víctima: este quizás sería un buen argumento para un nuevo capítulo de BM.

«STRIKING VIPERS» / «AÑICOS» / «RACHEL, JACK Y ASHLEY TOO»

**

DIRECTORES

Owen Harris, James Hawes y Andrew Scott

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Black Mirror, el bueno, el feo y el malo... malísimo