«El cuento de la criada»: una profecía cumplida

PLATA O PLOMO

La televisión lo ha logrado otra vez. La distopía de Margaret Atwood ha sido rescatada del olvido por la serie de HBO y reina en las mesas de novedades. Un mundo peor es posible

29 nov 2018 . Actualizado a las 12:01 h.

«Nolite te bastardes carborundorum (No dejes que los bastardos te machaquen)». Algunas ya llevan esta frase grabada en su piel. Es el grito de rebeldía que Margaret Atwood incluyó en su distopía El cuento de la criada para lanzarnos un salvavidas al que aferrarnos ante un futuro tan lleno de horror. La historia, publicada en 1985 y que en castellano ya estaba prácticamente descatalogada, vuelve estos días a ocupar las mesas de novedades de las principales librerías y toma ya el camino de los bestseller. La razón de este resurgir repentino está en la magnífica serie de televisión que ya ha empezado a emitir HBO España basado en este relato futurista y terrorífico.

La historia se desarrolla en un futuro próximo en los EE.UU. Tras el asesinato del presidente y la mayoría del Congreso, se instaura en el país un régimen teocrático y patriarcal basado en los más estrictos valores puritanos. Los Estados Unidos desde ese momento pasan a ser conocidos como la República de Gilead. En esa nueva sociedad la mayor parte de los valores modernos quedan olvidados. La mujer pasa a un segundo plano, siendo única y exclusivamente un objeto cuyo valor está en sus ovarios, pues hay un problema de fertilidad.

Una historia de ficción especulativa que nos produce angustia y fascinación al comprobar hasta que punto se ha convertido en una profecía cumplida. Si en la novela la prosa de Atwood es hermosa y escalofriante, como siempre; en la serie, Elisabeth Moss y Joseph Fiennes, en los papeles protagonistas consiguen transmitir el dramatismo y desesperanza del relato. La impecable belleza visual recrea la vista y congela el alma.