Profesores en busca de InspiraTICs

La Voz acogió tres talleres para formar a los docentes en nuevas tecnologías

.

redacción / la voz

Los profesores quieren mejorar su forma de dar clase o, dicho de otro modo, conseguir que sus alumnos aprendan más, y por eso ayer unos doscientos docentes gallegos, en su mayoría de primaria y secundaria, acudieron a los tres talleres simultáneos que se celebraron en las instalaciones de La Voz de Galicia en Sabón, en los llamados encuentros InspiraTICs, organizados por la Plataforma Proyecta, auspiciada por la Fundación Amancio Ortega y la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre.

Los maestros escucharon una charla inicial a cargo del consultor y formador Paco Rodríguez, sobre las herramientas básicas para comunicar, y después podían elegir dos de tres charlas: una del propio Paco Rodríguez, en esta ocasión sobre cómo presentar los proyectos para que tengan interés; la de Manolo González, profesor de Historia en el IES Concepción Arenal de Ferrol, sobre el uso del cine para enseñar la asignatura; y la de Joan Padrós, profesor del CFA Palau del Mar de Barcelona, sobre la clase invertida (Flipped Classroom) o cómo llevar los deberes al aula.

La historia, en un «clip»

Al terminar las charlas, los docentes destacaban lo interesante de las propuestas. «Gustoume moito porque explicou a súa clase dende o punto de vista dun profesor, fala o meu mesmo linguaxe», explicaba una maestra de secundaria tras haber oído a Manolo González. Este compartió con los presentes su propuesta educativa: la historia se puede aprender de forma muy visual, y no solo da buenos resultados -con un 99 % de aprobados en selectividad- sino que consigue que los alumnos amen la historia y tengan un pensamiento crítico.

¿Y qué hace González que no hagan otros? Durante tres años visionó 850 películas y series sobre la historia de España y tiene un canal en YouTube (Cliphistoria) con 5.200 suscriptores y más de cinco millones de visionados. En este canal hay colgados por temáticas y cronología 1.400 clips, que son vídeos cortitos (tres o cuatro minutos) a partir de las películas, documentales e imágenes, desde la prehistoria hasta 1936.

Profesor en 1.º de la ESO pero también de 2.º de bachillerato, González sabe mejor que nadie lo que es conseguir que un alumno atienda una charla sobre Abderramán o conseguir impartir un temario inabarcable. Por eso intercala sus clips -que los alumnos suelen ver en casa, al modo de la Flipped Classroom- con unos apuntes en formato Power Point que siguen estudiantes de toda la comunidad autónoma. Para él, lo más interesante de su propuesta educativa es que los jóvenes entienden la historia, la viven con emoción y son capaces de sacar conclusiones, de comparar momentos y de generar un pensamiento crítico y creativo, ya que los alumnos también tienen que hacer vídeos.

Siempre con el profe

Joan Padrós considera que «solo si somos insustituibles, los profesores seguiremos existiendo dentro de cien años. Y creo que diseñar tareas significativas y transformar la información en conocimiento es algo que no pueden hacer las máquinas».

Padrós es un firme defensor de las nuevas tecnologías, y como el resto de los participantes en los encuentros InspiraTICs de la Plataforma Proyecta cree que pueden ser una herramienta para acercarse a los alumnos.

En sus clases -tiene alumnos adultos, pero también de la ESO y otro grupo que prepara el ingreso en la FP de grado medio- apuesta por aprovecharse de la tecnología para transmitir la información, y así tener la hora libre para ayudar a los estudiantes con la aplicación práctica de esa información, generando de este modo conocimiento. Graba sus clases teóricas en un vídeo -sale él de frente, o explicando ante una pizarra, o un Power Point con su voz...- que los alumnos ven en casa o dónde quieran, y cuántas veces quieran.

El profesor catalán enumeró las principales ventajas de la clase invertida: los estudiantes van a su ritmo, porque repiten una y otra vez la parte que no entienden, y todos tienen cosas que hacer (los vídeos se pueden ver en el aula) por lo que todo el mundo está trabajando y aprendiendo, incluso aunque después no aprueben la asignatura; el profesor tiene tiempo para atenderlos, descubrir dónde flaquean y conocerlos personalmente; los aprobados aumentan un 10 %, y sobre todo, maestros y alumnos disfrutan más.

El concurso, abierto hasta el 17 de abril

Hasta el 17 de abril está abierto el plazo del concurso Proyecta Innovación -de la Fundación Amancio Ortega y la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre-, que este año no tiene un número de ganadores fijo ni una cuantía asignada a cada uno, sino que se establecen 20.000 euros para desarrollar uno o más proyectos entre diez finalistas. Deben ser propuestas que renueven el aprendizaje a través del uso de la tecnología en el aula, y los finalistas las presentarán en el próximo encuentro InspiraTICs.

De cómo conseguir que un proyecto resulte atractivo fue, precisamente, la charla de Paco Rodríguez. Para este experto, no se trata solo de tener solo una buena idea, sino que para triunfar con ella hay que saber focalizarla, desarrollar sus objetivos y, sobre todo, transmitirla de tal modo que emocione, que la persona que la reciba quiera participar. Las emociones, explica Rodríguez, siguen siendo la base del ser humano, hasta del más tecnológico.

Votación
2 votos

Profesores en busca de InspiraTICs