«Desconecteime porque pagaba ata trescentos euros de luz ao mes»

emma araújo SANTIAGO / LA VOZ

VEDRA

XOÁN A. SOLER

Vitín Lema, vecino de Vedra, apostó por la energía fotovoltaica como alternativa al suministro tradicional

16 dic 2015 . Actualizado a las 14:19 h.

Cuando una persona dice que vive desconectada, la primera imagen que se le viene a la cabeza a quien lo escucha es la de alguien ajeno a todo lo que le rodea. Pero la semántica dice otra cosa, como bien confirma la Real Academia de la Lengua y también Vitín Lema Pérez, vecino de Vedra. La RAE recoge como definición principal de la palabra desconectar la de «suprimir la comunicación eléctrica entre un aparato y la línea general». Y esto es, textualmente, lo que acaba de hacer Vitín Pérez, que vive en una casa completamente aislada de la red eléctrica general.

Donde muchos pueden ver una filosofía de vida, Vitín Leme ve sobre todo, euros, los que tenía que pagar por el suministro energético de su casa y que llegaron a trescientos al mes. La razón de tamaño importe es que su vivienda, una casa en Merín, en Vedra, muy cerca de Lestedo, recibía electricidad de un transformador que pertenecía a un antiguo aserradero de la familia. Para recortar el gasto y pagar menos por un consumo de un hogar medio la única solución que le ofrecía el sistema convencional suponía una inversión de más de diez mil euros. Y eso para que la factura se quedase, de momento, en unos cien euros mensuales.

Pero Vitín Lema, que no vive precisamente desconectado, trabaja en la USC desde hace años. Y allí, preguntando por diferentes opciones, un compañero le dio un sencillo consejo. «Fala con Ángeles». Y Ángeles López Aguera, profesora de la Facultade de Físicas y docente del Máster de Energías Renovables y Sostenibilidad Energética, le planteó diferentes energías alternativas, como la energía eólica y la solar. Esto ocurría hace año y medio, y tras diferentes pruebas, estudios, presupuestos, dudas despejadas y una desconexión parcial, desde el pasado puente de la Constitución la suya es una casa técnicamente definida como una «vivienda aislada».