Manuel García

Cristóbal Ramírez

OROSO

28 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

No hay memoria sin historia ni historia sin memoria. Y recuperar la memoria, la historia, el pasado, nuestro pasado, no solo es una afición sino una obligación. Duela a quien duela. Sin juzgar a Fernando III o a Hernán Cortés con los criterios morales y sociales de hoy -cáncer producto de lo políticamente correcto-, recuperar los hechos es buscar nuestras raíces como personas y como sociedad.

La reflexión viene a cuento a raíz del regalo navideño que me ha hecho el investigador Manolo Pazos: un libro recientemente publicado por la editora Alvarellos, con la ayuda del Concello de Oroso y la Asociación Cultural Obradoiro da Historia.

Su título es Aramados, y su autor, Manuel García Gerpe, nacido en Ordes en 1908, dirigente de Izquierda Republicana en su comarca natal y que al final de la Guerra Civil tiene el empleo de capitán del Cuerpo Jurídico Militar del Ejército (obviamente del leal a la Constitución, no del sublevado). Empieza ahí otra peripecia vital como la de tantos otros, pero con más suerte: tras pasar por un campo de concentración francés acaba en Buenos Aires, donde moriría en 1949.