Calor sin ola en casi toda Galicia

Javier González Sobrado
javier g. sobrado REDACCIÓN / LA VOZ

ORDES

Las temperaturas subirán, pero no se alcanzará la denominación de ola de calor
Las temperaturas subirán, pero no se alcanzará la denominación de ola de calor Agostiño Iglesias

Las temperaturas seguirán al alza, sin llegar a presentar un peligro para la salud

13 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El mapa de temperaturas español de este viernes está lleno de rojo, naranja y amarillo. Un alto porcentaje del territorio estatal está en alerta, con termómetros que superarán los 44 grados en buena parte de la campiña andaluza, los 40 en prácticamente todo cuanto hay entre el Mediterráneo y Castilla y León, y los 36 en la citada comunidad y algunas zonas del levante valenciano. Junto a leoneses y el resto de pueblos bañados por el Cantábrico, los gallegos serán los únicos que entren en este viernes sin tener que mostrar una preocupación excesiva por las altas temperaturas. La excepción la pondrán los que tradicionalmente son los puntos más calientes de la provincia de Ourense. O Ribeiro, Valdeorras y la ciudad de As Burgas estarán en alerta amarilla, con temperaturas que llegarán a superar los 36 grados centígrados durante el día.

La situación en Galicia no puede considerarse de ola de calor. Las temperaturas mínimas registradas durante la noche del jueves ponen de manifiesto por qué el territorio galaico se salva de este calificativo, aunque en algunas ocasiones lo haga por muy poco. La distancia que arrojan los 19 grados de mínima nocturna en Ribadeo o los 18 en A Coruña, en comparación con los solo 8 grados de Melide o Calvos de Randín, dibujan un mapa de contrastes en el que en ningún caso se han visto mínimas superiores a los 20 grados -dato con el cual podría empezar a hablarse de noche tropical y acercarse a la situación de ola de calor-.

Las cifras de Melide y buena parte de la Galicia central toman la mano de las nieblas que estos días se están levantando en buena parte de las comarcas de Deza, Santiago y Ordes, y sus aledañas. Las formaciones de gotas de agua en suspensión protegen en buena medida el suelo de los rayos del sol y evitan que determinadas zonas puedan acumular excesos de calor y arrastrar tan altas temperaturas durante días. Igualmente, a medida que pase la jornada, las nieblas interiores se disiparán y toda Galicia verá sus termómetros al alza, superándose los 30 grados de máxima en todas las ciudades -cosa que ayer solo ocurrió en Ourense- salvo en A Coruña.