La venta de capones para Navidad anima la tradicional feria de Arzúa

La pareja de ejemplares pequeños se vendió a 90 euros y los grandes alcanzaron los 150


arzúa / la voz

Uno de los platos típicos de estas fechas animó ayer la feria que el 22 de cada mes se celebra en Arzúa. La de diciembre se llama Feira de Nadal, más que por su cercanía a la festividad, porque en ella se pueden adquirir los capones que durante meses se crían en la zona para servir, una vez cocinados, en la cena y comida familiares que están a la vuelta de la esquina. Unos ocho criadores de Arzúa, Touro, O Pino y Melide despacharon en el recinto ferial Terra do Queixo docenas de capones que se vendieron a pares. La pareja de ejemplares pequeños, a unos 90 euros, y la de grandes alcanzó los 150 euros.

La feria arrancó hacia las ocho y media de la mañana, y a última hora, sobre las tres de la tarde, todavía era posible hacerse con algún capón. Pasado el mediodía, en las mesas que el Concello arzuano dispuso en la entrada del recinto para que los criadores expusiesen el género -con una cuidada presentación-, había suficientes ejemplares entre los que elegir. «Foise vendendo, aínda que non había moito comprador», cuenta una criadora melidense a la que no le fue mal en la feria arzuana. A pesar de que hace años que el Concello de Arzúa no convoca los premios con los que distinguía los mejores capones, hay criadores que se mantienen fieles a la feria del 22 de diciembre, motivados por un también fiel clientela procedente de diferentes puntos de Galicia como A Coruña y Santiago.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La venta de capones para Navidad anima la tradicional feria de Arzúa