El plan de Ames contra los incendios aumenta la protección de Aldea Nova

Las zonas con mayor riesgo de la urbanización estrenan árboles como los de Piñeiro

.

santiago / la voz

El Concello de Ames ha cerrado las dos primeras fases del Plan de Prevención de Incendios Forestales repoblando franjas de protección de varios núcleos de población con cerca de tres mil árboles frondosas repartidas en diez hectáreas de suelo. Una parte importante de este terreno corresponde a Piñeiro, área amiense limítrofe con los municipios de Negreira y Val do Dubra. En esta zona, los primeros árboles, plantados en la campaña 2016-2017, crecen a buen ritmo y en donde antes había pinos y eucaliptos hoy se perciben castaños, con lo que a medio plazo está garantizado un doble fruto: la propia cosecha de castañas y la prevención de incendios forestales en un ámbito rural afectado por un nivel de riesgo de incendios especialmente elevado.

Si la intervención en Piñeiro, que también se benefició de la segunda fase del proyecto, afectó a más vecinos, la reciente campaña de limpieza y plantación de la zona sur de Aldea Nova ha cosechado los mismos frutos, pero de una forma distinta, ya que las franjas de protección acondicionadas en puntos de la urbanización pertenecían a menos propietarios y las reforestaciones no se llevaron a cabo en todo el ámbito.

El trabajo de campo para comprobar la evolución de los árboles arroja un balance muy positivo, porque más del 90 % de los ejemplares crece sin problemas. Con la segunda fase prácticamente terminada, el Concello de Ames afronta ya la tercera. Comenzó hace dos meses con la contratación de una ingeniera técnica y una capataz, que revisaron el estado de la franjas. Ahora, con la llegada de septiembre, los trabajos técnicos consistirán en la identificación de parcelas, la localización de los propietarios y en la toma de decisiones sobre los ámbitos en los que se va a trabajar.

Los vecinos quieren participar

El alcalde, José Miñones (PSOE), reconoce que el éxito de la campaña en Piñeiro ha provocado cierto efecto llamada y hay vecinos de otras zonas que han solicitado que el programa llegue a sus núcleos. En cualquier caso, desde el Concello señalan que el criterio de los técnicos tiene gran peso, pero también hay que cerrar acuerdos con los propietarios y firmar convenios, ya que las arcas municipales corren con el 80 %, dejando la parte restante al titular del suelo.

Calcular el número de árboles frondosas que se pueden plantar es el siguiente paso, encadenado a la selección de la especie que mejor se adapte al terreno seleccionado y cerrar su compra con un pedido conjunto.

La naturaleza obliga a que las repoblaciones forestales se realicen durante el invierno, estableciendo el período de desbroce y tala de árboles de alta combustión durante el mes de noviembre. La plantación de los nuevos árboles deberá estar lista en marzo del año próximo.

Aunque el ámbito sobre el que se va a actuar en esta tercera fase aún no está decidido, lo que si se sabe es que, una vez acondicionada la parte con mayor peligro de Aldea Nova, en la segunda fase, que incluyó la limpieza de la zona de talleres y de la gasolinera, le tocará el turno a la parte norte, cercana al campo de fútbol, lo que debería zanjar la intervención en esta urbanización.

Notificaciones y limpiezas

La parte más llamativa del plan amiense es lo que el Concello denomina «árbores bombeiras», pero no es la única, ya que dentro de la prevención de incendios forestales también están las notificaciones a los propietarios que tienen la obligación de tener las parcelas y las franjas libres de maleza.

Así, el Concello de Ames ha remitido más de medio millar de estas comunicaciones. Con ellas se ha posibilitado, según reconoce José Miñones, la limpieza de terrenos como los colindantes a la rotonda de Aldea Nova y en otros suelos urbanos del mismo entorno.

Y mientras el plan sigue su curso, y los árboles que minimizan el riesgo de incendios crecen al ritmo que marca la naturaleza, el Concello prevé sumarse al reciente convenio entre la Fegamp y la Xunta para fomentar la limpieza de las franjas de protección. La propuesta fue debatida el viernes en las comisiones informativas previas al pleno que se celebrará este jueves. Para el regidor, este es un paso más para agilizar los trámites y para que los propietarios tengan un precio reducido para las limpiezas.

El Concello debate este mes la firma del convenio con la Fegamp para limpiar franjas

En la primera fase se plantaron 813 árboles, frente a los dos mil de la segunda

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El plan de Ames contra los incendios aumenta la protección de Aldea Nova