¿El último baile de este Compostela en San Lázaro?

Despide el curso como local ante el Marino y el club ya sabe que el escenario de las renovaciones será más complicado que otros años


No habrá un cambio de ciclo drástico, porque media plantilla tiene contrato en vigor y alguno de los que acaban probablemente continuará. Pero la directiva del Compos ya asume que lo tendrá más difícil que en veranos precedentes para atar renovaciones. Es el precio de haber hecho las cosas bien e ir cosechando elogios que distinguen el fútbol azul y blanco como uno de los mejores de la categoría.

Para alguno de los futbolistas que se enfrentarán esta tarde al Marino de Luanco, a partir de las cinco, posiblemente será el último encuentro en casa con la camiseta azul y blanca. Solo quedará el partido de Langreo para cerrar la temporada.

En esa tesitura también está Yago Iglesias quien, preguntando al respecto, respondió como en campañas anteriores, con un puede que sí o puede que no. Siempre ha ido renovando año a año y una de las premisas claves era el compromiso de apuntalar y mejorar el equipo.

Esta vez será bastante más complicado, porque le van a llegar más ofertas a él y a jugadores que no serán fácilmente sustituibles, desde clubes más pudientes, propuestas que en algunos casos serán incluso de superior categoría.

En todo caso, las incógnitas tardarán en empezar a despejarse. Y, a diferencia de años anteriores, en los que el Compos siempre fue de los últimos en echar el cierre, esta vez será de los primeros y habrá más tiempo para ir sentando las bases de un proyecto que apostará por la continuidad en la medida de sus posibilidades.

Tres bajas

Antes, esta tarde, el equipo recibe al Marino de Luanco con la intención de dejar un buen sabor de boca a la afición y sumar la primera victoria de la segunda fase. A las bajas de Juampa y Hugo se suma Josiño, una vez que las pruebas médicas confirmaron que sufre una rotura fibrilar. Dice adiós a la temporada.

Más allá de las circunstancias, Yago Iglesias ratifica su buen concepto del rival: «Lo dije hace un mes, cuando fuimos allá, el Marino es un equipo que tiene un sistema muy característico, que no vimos el resto del año, un 5-3-2 en el que aglomera mucha gente en la parcela defensiva. Luego, tiene tres jugadores en el centro del campo como Morán, Lora y Matador, con recorrido en Segunda y con mucha calidad. Por eso, en aquel momento los ponía en el top cinco de equipos que más me habían sorprendido positivamente en cuanto a su fútbol».

El conjunto asturiano tiene su asignatura pendiente a domicilio. Lejos de su feudo se le resiste la victoria y acumula seis jornadas consecutivas sin ver puerta. Encara la recta final de temporada con las lesiones de César Suárez, Mendi, Morilla y Guille Pinín.

El Compos se ha quedado sin nuevos objetivos. No obstante, Yago Iglesias valora la trayectoria: «Cuando empezamos la segunda fase, el Burgos le sacaba 17 puntos al sexto y en cambio en el nuestro la diferencia era de cinco, estando todo ajustadísimo. Ahora, ves cómo se están dando los partidos en los tres subgrupos de la segunda fase y está todo muy igualado. Además, es complicado jugar bien. Esto hace que valoremos más aun lo que hemos hecho, cómo lo hemos hecho y en el momento que lo hicimos, en una primera fase de liga regular. En agosto nadie confiaba en que nosotros estuviésemos tranquilos a estas alturas».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿El último baile de este Compostela en San Lázaro?