Los Reyes cambiaron en Santiago la cabalgata por el asiento

Sus Majestades de Oriente recogieron las cartas de los pequeños con máximas precauciones

;
Mensaje de Gaspar en Santiago: «Seguide portándovos ben e mantede a ilusión» Mensaje de Gaspar en Santiago: «Seguide portándovos ben e mantede a ilusión»

santiago / la voz

Al igual que las familias que durante estas fiestas se reúnen entre restricciones, los Reyes Magos también se han tenido que adaptar a la nueva situación impuesta por la pandemia. Miles de niños del área de Santiago pudieron entregar ayer personalmente sus cartas a sus Majestades de Oriente, que cambiaron las cabalgatas por otros formatos más adecuados en tiempos de covid.

En Compostela, la iglesia de San Domingos de Bonaval acogió de 12 a 14 y de 16 a 22 horas un encuentro con Melchor, Gaspar y Baltasar. La afluencia estuvo en todo momento controlada, respetando siempre el aforo marcado para el interior -de 35 personas cada 15 minutos, todos con cita previa-, y tanto mayores como pequeños hicieron cola y tomaron precauciones para intercambiar unas palabras con los Reyes. «En ningún momento notamos sensación de agobio», apuntó la madre de Elisa, después de que su hija de cinco años le dejase su carta a Melchor. «Nos hizo así [gesto de dar un abrazo] desde detrás de la pantalla», contó la pequeña. Los niños y niñas de mayor edad fueron los que más echaron en falta los caramelos de las cabalgatas, pero para los más pequeños el encuentro fue incluso más personal. «Ao non haber aglomeración de xente, o momento foi máis especial porque están elas dúas cos Reis», indica Jacobo, padre de Carmen y Mariña, de cuatro y dos años.

Como queja, las pantallas protectoras entre los Reyes y los asistentes dificultaron un poco la comprensión a la hora de hablar, pero todos entendieron perfectamente las restricciones. «Todos los niños se están portando muy bien, manteniendo las distancias y poniéndose las mascarillas», afirmó Baltasar, que destacó las videoconsolas y los regalos para disfrutar al aire libre, como las bicicletas, como los más pedidos este año.

También en Santiago, sus Majestades visitaron a los pequeños que están ingresados en el Hospital Clínico, tanto en planta como en uci, a eso de las 10 horas para saludarlos y llevarles regalos. En el de Conxo, por su parte, no se celebró la tradicional cabalgata.

En el resto de concellos del área también hubo presencia de los tres magos de Oriente, salvo en Padrón, Rois, Dodro y Trazo, donde no estaba previsto ningún acto. La recepción en Ames comenzó el sábado, tanto en el polideportivo de O Milladoiro como en el de Bertamiráns, y la audiencia contaba con la entrega de un libro que los propios Reyes firmaban a los niños. Ayer se extendió desde las 11.30 hasta las 14.00 y desde las 16.30 a las 21 horas, al igual que en Santiago, con cita previa para evitar grandes grupos de gente.

En Oroso también hubo recepción de mañana y de tarde, con pequeño regalo incluido y aforo controlado en todo momento. En Frades se repartieron por turnos: 27 niños de Abellá por la mañana y, ya por la tarde, los 30 inscritos del multiusos y los 90 de la praza de Ponte Carreira. Por la mañana recorrieron todas las parroquias de Touro, en Arzúa se repartieron en dos pases por la tarde -que reunieron a 350 personas en el multiusos- y en A Baña lo hicieron en tres, según la parroquia de residencia. En el resto del área también hubo recepciones, como las de Melide, Boqueixón o Vedra.

Bus en Teo y en Brión

Lo más semejante a la tradicional cabalgata tuvo lugar en Teo y en Brión, donde los Reyes recurrieron al autobús para visitar las parroquias de ambos concellos. Además, en el municipio teense se celebró una autocabalgata, en la que las familias acercaron a los pequeños en coche a ver a los tres magos de Oriente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los Reyes cambiaron en Santiago la cabalgata por el asiento