La cámara que graba al Apóstol

Una pantalla proyecta la imagen del santo para que el visitante pueda verlo pese las obras, que cerrarán la Catedral el domingo


Santiago / LA Voz

Una pantalla de televisión espera a los visitantes que acceden a la Catedral. Situada junto al altar mayor, en pleno proceso de restauración y oculto al público entre andamios y mallas de protección, muestra lo que las estructuras de obra esconden. En el plasma se proyecta la imagen que aspira a ver -y a fotografiar- todo creyente que visita la basílica: la de la figura del Apóstol que preside el camarín donde tradicionalmente se lleva a cabo el rito del abrazo. No es un retrato ni una foto fija, sino que se retransmite en directo y a tiempo real, con la ayuda de una cámara que enfoca permanentemente a la insigne escultura.

Esta fue la solución implantada este verano para que los peregrinos y turistas que llegaban a la Catedral pudiesen salir de ella con un buen sabor de boca y salvar, de este modo, las distancias que exige la obra llevada a cabo en el baldaquino y en su entorno.

La pantalla (de unas 50 pulgadas) muestra, además, una imagen inusual del Apóstol, tras ser despojado de su rutilante esclavina barroca, la corona y el bordón añadidos a esta escultura de piedra atribuida al taller del maestro Mateo. A través del plasma se exhibe la estampa (en blanco y negro) del Santiago medieval, una visión inusual que solo se podrá ver hasta que concluyan los trabajos de restauración, ya que esta no será la imagen definitiva, sino que volverá a lucir la réplica de la esclavina que sustituyó en el 2004 a la original (que acabó deteriorándose con el paso del tiempo y se conserva entre los fondos del Museo Catedral). Una vez que se culmine la restauración de la capilla mayor y se despoje de los elementos auxiliares de obra que la recubren e impiden ver la figura del Apóstol se procederá a retirar también la pantalla. Y, siguiendo los plazos previstos, se estima que los trabajos que afectan al altar, baldaquino y bóvedas durarán hasta diciembre, aproximadamente. Esas obras obligarán a cerrar el templo desde este domingo.

El abrazo, en el aire

Lo que es más difícil de calcular es cuándo se retomará el rito del abrazo al Apóstol, suspendido hace ya siete meses (antes incluso de decretarse el estado de alarma) en cumplimiento de las medidas sanitarias e higiénicas que tratan de frenar el avance del covid-19. En este sentido, desde la Fundación Catedral apuntan que todo dependerá de lo que digan estas normas y, por el momento, no parece lo más prudente que cientos de personas entren en contacto diariamente con una misma superficie.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La cámara que graba al Apóstol