La cara y la cruz del pago de alquileres

A Balbino e Inés, de la Tapería Lúas, su casero les eximió de esta carga. No tuvo la misma suerte Erin, que cerrará su pub


Santiago / La Voz

Viernes, 13 de marzo. Ni siquiera se había decretado aún el estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus y por la puerta de la Tapería Lúas, en el barrio compostelano de San Pedro, entró el dueño del local «cual ángel de la guardia», relata Balbino Gestido, responsable del negocio hostelero. «Mientras dure esta situación, no te preocupes por el alquiler», le dijo. «Música para mis oídos. Un abrazo, tan necesitado y a la vez prohibido estos días, tuvo que contenerse. Pero mis ojos lo decían todo», cuenta al tiempo que recuerda el alivio que sintió en ese momento. Otros no han tenido la misma suerte y hasta han firmado ya la rescisión de sus contratos. Es el caso de Erin Castro, del Cuchitril del Flow, uno de los primeros pubs donde han confirmado que dejarán de animar las noches santiaguesas a partir de ahora.

Son la cara y la cruz de la batalla que libran, cuando se cumplen tres semanas del cierre al público, los comerciantes y hosteleros que no tienen el local en propiedad.

Erin, santiagués conocido por ser integrante del grupo de hip hop Comando Katana, explica que, para él, las medidas estatales no llegaron a tiempo: «Me vi obligado a cerrar porque lamentablemente los políticos anunciaban medidas para los autónomos, pero no se concretaban, y la propietaria quería resolver este asunto antes del día 1 para no pagar no se qué impuesto». El día 31 firmaban el fin del contrato y, con él, el de esta trinchera de la música urbana que en mayo cumplía dos años en la Algalia de Abaixo, frente al Bloom (antiguo Meia).

El rapero cuenta que la persona con la que habitualmente trataba las cuestiones del local estaba dispuesta a ceder, pero «al día siguiente dijo que su madre, que es la propietaria, no estaba por la labor. Rescindí el contrato con una cláusula que fija que, entendiendo que es una situación excepcional, tengo 15 días para vaciar el bajo desde que se levante el estado de alarma. Tengo allí toda la mercancía, una televisión, mobiliario... También acordamos que cuando todo volviera a la normalidad, si había posibilidad de restablecer la actividad se negociaría, pero me parece una tomadura de pelo y no tengo mucho interés. Aparte de este negocio, tengo un estudio de tatuaje con otro socio, además de todo el tema musical, y la hostelería me robaba mucho tiempo. El Cuchitril del Flow surgió a raíz del grupo, para que los jóvenes de Santiago tuvieran un local un poco más asociado a este género, pero este trabajo da muchos dolores de cabeza».

Amenaza sobre sectores clave

«La hostelería de este país va a estar muy afectada cuando se levante la cuarentena. Es uno de los motores de la economía nacional junto al turismo, especialmente en Santiago, y la gente tiene un aguante. Habrá quien tenga su colchón de dinero, pero muchos están en estos momentos rezando y poniendo velas a ver qué pasa. Yo tengo la suerte de tener varios negocios y puedo tirar de otras cosas, pero hay quien solo vive de esto y es lo que alimenta a toda la familia», incide Castro.

«Toda esta situación y la incertidumbre me han llevado, a marchas forzadas, al cierre del local. No se sabe cuándo se volverá la normalidad y pagar sin hacer ingresos 700 euros de alquiler, junto con el agua, Internet, el seguro, la alarma... me hace un agujero en el bolsillo importante», continúa Erin Castro, quien al menos ha podido llegar a recuperar en estos dos años la inversión que hizo en su día para montar el pub.

Más difícil está para que emprendió una nueva aventura empresarial hace poco y tiene encima cargas atrasadas. En esta situación está precisamente Balbino Gestido, quien abrió en octubre la tapería. «Tiramos de los pocos ahorros familiares que teníamos y de créditos. Aún estamos pagando los gastos de la reforma y todo el préstamo. Cuando todo empezaba a despegar, después de meses de mucho esfuerzo y estrés, viene esto y te rompe los esquemas», indica el moañés afincado en Compostela. «Mi pareja, Inés, se dedica al sector turístico y la situación es también complicada. El autónomo está súper desprotegido. Y para nosotros fue un alivio tremendo que los propietarios, Juan y sus hermanos, tuvieran este gran gesto y nos perdonasen la renta», reconoce.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

La cara y la cruz del pago de alquileres