La comisaría de Santiago resiste y aún no tiene ningún caso de coronavirus

Las medidas adoptadas la ha librado hasta ahora de aislados y positivos


santiago / la voz

La comisaría de la Policía Nacional de Santiago es todavía una de las pocas «cero-cero» que hay en Galicia. Esta denominación que recuerda a la cerveza sin alcohol es con la que se refieren a las bases del cuerpo que aún resisten sin padecer ningún caso de coronavirus. Cero aislados en cuarentena a la espera de recibir los resultados del test y cero positivos confirmados. Un doble cero que se transforma en diez, en un sobresaliente con el que se premian las importantes medidas de precaución que se tomaron a tiempo, «aunque hay que admitir que también es una cuestión de suerte y que en cualquier momento puede aparecer un caso porque de esta pandemia es muy difícil librarse y menos nosotros que estamos todos los días en la calle y en los hospitales», apunta el comisario compostelano, Félix García.

Él fue el responsable de que, con antelación y ante la perspectiva de lo que se venía encima, se tomasen medidas para evitar que la plantilla se contagiase. La primera decisión que adoptó García fue impedir las aglomeraciones en el interior de la comisaría, situada en la calle Rodrigo del Padrón. Tanto en las oficinas para la renovación del DNI y el pasaporte como en las de Extranjería, que reciben cada día a decenas de personas, es obligatorio entrar de tres en tres para que en todo momento se pueda mantener la distancia de seguridad de al menos un metro y medio.

Además, y gracias a que Abanca les donó las mamparas sobrantes de oficinas cerradas al público, pudieron instalar estos dispositivos antes de que se decretase el estado de alarma, cuando la palabra coronavirus estaba siempre ligada a China y, como mucho, a Italia y Madrid.

Otra de las medidas adoptadas por el comisario compostelano fue establecer turnos diferenciados con equipos que no se mezclan jamás entre ellos. Así, hay grupos de mañana, tarde y de reserva que van ocupando siempre los mismos agentes, de forma que se minimizaron los contactos entre compañeros. Así funcionan desde hace tiempo los zetas -como se denomina a los coches de patrulla ciudadana-, la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y todas las demás brigadas que están movilizadas en la lucha contra el coronavirus, que son prácticamente todas, incluyendo a los grupos de Extranjería o de Policía Judicial. También se dejaron de convocar reuniones de organización, que pasaron a hacerse con despachos telefónicos entre los mandos, y funciona el sistema de videconferencia con el juzgado de guardia para evitar el traslado de los detenidos a los juzgados y minimizar riesgos.

Siempre los mismos equipos

Otra de las precauciones que se tomaron con tiempo fue que los equipos de compañeros fuesen siempre los mismos y que utilizasen siempre los mismos equipos. «Así, siempre van los dos mismos policías en el mismo coche, de forma que si hay un positivo o un sospechoso, esta precaución actúa como un cortafuegos, ya que no afecta ni a más agentes ni a más vehículos, por lo que la merma en la plantilla sería la mínima», explica el jefe de la Policía Nacional en Santiago.

Además, aunque posteriormente han recibido guantes, mascarillas y geles desinfectantes donados por empresas y particulares, en un primer momento los compraron ellos mismos y los comenzaron a usar de forma generalizada. También se han efectuado limpiezas profundas del parque de vehículos. Cada semana se desinfecta una mitad y a la siguiente la otra. Para ello han contado con la colaboración de los taxistas de la ciudad, que les han prestado una máquina limpiadora que es la que ellos también utilizan para anular la posible presencia del virus en sus coches.

En Galicia son cerca de setenta los agentes afectados por la pandemia

Los datos que maneja el Sindicato Unificado de Policía sitúan en 66 el número de policías afectados por el coronavirus en Galicia, a los que habría que sumar un caso más de un agente de Lugo que está destinado en Madrid y que ha dado positivo. «Non obstante, son datos que varían cada moi pouco tempo», advierte el secretario general del SUP en la comunidad, Roberto González. De ellos, 46 están a la espera del resultado del test y veinte ya les han confirmado el positivo.

A Coruña es la ciudad en la que más impacto ha tenido el coronavirus en la Policía Nacional, con 36 afectados, de los que once son positivos. En Vigo hay doce, de los que todos estaban pendientes del resultado del test. Las únicas bases del cuerpo que, como Santiago, tienen cero aislados y cero confirmados según el último recuento del SUP son Lugo, Vilagarcía, Marín, Ferrol y Monforte.

El buen dato de Santiago no habría sido posible, recalca el comisario, sin el apoyo de los sindicatos a las medidas que se han ido tomando, así como «a la excelente colaboración de la Policía Local y, en conjunto, de toda la ciudadanía, que está dando un gran ejemplo», afirma.

Esa colaboración no ha impedido que desde las organizaciones sindicales se haya alzado la voz para reclamar más medios de protección para los agentes. En concreto, el SUP, que es el de mayor representación en Galicia, lleva desde el inicio de la crisis demandando ante el Ministerio del Interior el envío de equipos de protección individual (EPI’s) como mascarillas, guantes de nitrilo y geles hidroalcohólicos desinfectantes, que son básicos para evitar contagiarse durante el servicio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La comisaría de Santiago resiste y aún no tiene ningún caso de coronavirus