Una guía


Padrón es un sitio al que recurrentemente hay que volver. Para algunos, entre los que no me cuento, también por su multitudinaria feria. O por su casco histórico, desde luego merecedor de mucha mejor suerte que la que tiene. Algo así en, por ejemplo, Holanda, estaría impecable. Y desde luego el trovador Macias o Namorado no tendría como vecinos a contenedores de basura.

A Padrón dedica su tiempo libre Manolo Garrido, y le echa amor al arte a kilos. De él me acordaba cuando ayer volví a la villa y la recorrí con su Guía de Padrón en la mano intentando buscar algún fallo, pequeña deformación profesional que uno lleva encima tras haber cumplido 50 años en esta profesión el pasado 27 de junio. Nada. Fue inútil. Fiabilidad cien por cien.

Cierto es que la guía se centra más en el Camino de Santiago, el muy concurrido Portugués, que en la localidad en sí, pero eso en absoluto le resta mérito. Encima Manolo Garrido es capaz de pintar de rosa en esas páginas algo que en verdad no lo es, puesto que la entrada a Padrón por esa ruta es lamentable entre el Ulla y el Sar, y la salida resulta todo menos bonita.

¿Está Padrón solo en el mapa de Galicia? En el de las pequeñas villas, sí. ¿Cómo es posible que cada una no venda lo que tiene, sea mucho o poco? ¿Tiene Negreira una de esta altura? ¿Y Arzúa? ¿Y Melide? ¿Y Ordes? ¿Y Ribadeo? ¿Y…?

Habrá que rezar para que a Amancio Ortega no se le hinchen las narices (con perdón) de leer algunas barbaridades y no domicilie Inditex en Anglesey, y que Citroën no descubra Moldavia o Pakistán. Porque como nos fiemos de nuestras autoridades locales turísticas, excepciones aparte, vamos dados. Y si tienen dudas, que le pregunten a Manolo Garrido.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
1 votos
Comentarios

Una guía