Recognition


Todavía recuerdo hace unos cuantos años cuando a la redacción vino un hombre muy cabreado a pedir cuentas de por qué había salido fotografiado en el periódico en un lugar en el que se supone que no debía estar en ese momento, lo que le había ocasionado un grave problema familiar. Lo despachamos enseguida diciéndole que la imagen que ilustraba la noticia se había hecho en un lugar público -en concreto, una plaza que estaba en obras y por la que caminaba el hombre en cuestión- y que, por lo tanto, no tenía nada que reclamar. Pero tras cerrar la puerta, ni yo ni mis compañeros pudimos evitar una sensación de malestar por haberle desgraciado la vida a aquel hombre que, en realidad, estaba en su derecho de caminar por donde creyese conveniente y acompañado de quien considerase oportuno. Fue una preocupación ñoña y analógica que ahora recuerdo incluso con nostalgia cuando leo sobre la nueva ampliación de Amazon, Rekognition, un sistema de reconocimiento facial que capta imágenes de las cámaras colocadas por todas partes y no solo identifica a los transeúntes, sino que incluso lee sus labios, interpreta sus gestos y saca conclusiones sobre su estado de ánimo. Hoy en día, de aquel señor cabreado sabríamos no solo si le estaba siendo infiel a la mujer o si había sido identificado por algún viejo conocido al que le debía dinero, sino también si era feliz o desgraciado, si fumaba o bebía, si estaba sano o enfermo, si era creyente o ateo, si votaba al PP o al PSOE, si veía documentales de La 2 o si se sabía los grandes éxitos de Rafael. Y lo mismo del vecino del quinto, de usted y de mí.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Recognition