Juicio a la mafia búlgara en Santiago

El hallazgo de un camión con 1,8 millones en la ciudad destapó un grupo dedicado al narcotráfico al que ahora se le solicitan penas de entre diez y trece años de cárcel


santiago / la voz

El que estaba considerado como el capo de la mafia búlgara en España, Ivan Haralampiev Todorov, de 43 años de edad, se sentará el viernes en el banquillo de los acusados de la sección compostelana de la Audiencia Provincial acusado de liderar una red que compraba cocaína en Galicia para distribuirla en Bulgaria y aprovechaba la misma ruta para introducir heroína en España. Para él, la Fiscalía solicita trece años de cárcel y una multa de nada menos que 40 millones de euros. Hay otros tres procesados como integrantes de este grupo delictivo. Son Filip Pepegoy, Georgi Ivanov y M. S., para los que se piden diez años de prisión y diez millones de multa.

La denominada operación Bulcan se inició el 24 de febrero del 2013, cuando la Policía Nacional interceptó un camión sospechoso con matrícula checa en Santiago. Lo habían traído Georgi Ivanov y Filip Pepegoy, a los que la Policía Nacional detuvo en un hotel compostelano y halló después en su coche una bolsa que contenía 1.845.000 euros en billetes pequeños -no más de cien- con los que, según la acusación, se iba a pagar un cargamento de droga. Haralampiev Todorov también estaba en ese momento en Compostela, pero la reunión que habían concretado quedó frustrada por el arresto.

Cuando quedaron en libertad, Ivanov y Pepegoy se trasladaron a la localidad madrileña de Alcorcón y poco después, el 3 de abril de ese mismo año, los acusados alquilaron otro camión con matrícula checa. La policía ya les estaba siguiendo y vio como a las 21.45 horas Ivan Haralampiev Todorov entregó una maleta a otro hombre y acto seguido dos de los otros tres acusados comenzaron a cargar el vehículo con 47 envoltorios de cocaína con un peso total de casi 47 kilos.

Arrestos en Gerona y Alcorcón

Al día siguiente, el camión inició su viaje hacia la frontera con Francia en La Junquera (Gerona), donde fue detenido Georgi Ivanov. Los otros dos acusados circulaban en un turismo con la misma dirección para ir abriendo camino y advertir al camión de la posible presencia de la policía.

El presunto capo del grupo búlgaro, Haralampiev Todorov, fue detenido en Alcorcón, donde había creado una empresa dedicada a la explotación de locales de ocio, y se procedió al registro de su vivienda y de su coche, un Mercedes Clase A. Los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) encontraron numerosos teléfonos que utilizaban para dificultar los seguimientos policiales, así como dos balanzas de precisión, envoltorios de plástico, una máquina y rollos de plástico para envasar al vacío y siete paquetes con diversas cantidades de sustancias estupefacientes. En concreto, 620 gramos de coca con un porcentaje de pureza del 43,3 % y tres kilos de heroína con entre un 19 y 20 % de pureza.

El golpe asestado a esta mafia búlgara fue de gran importancia, dado que el grupo había logrado mantener desde al menos el 2012 una estructura delictiva que les permitía introducir cocaína en Bulgaria para desde allí trasladarla a otros países del entorno y que tienen altos niveles de consumo de esta sustancia, como Alemania.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Juicio a la mafia búlgara en Santiago