La reforma de Clara Campoamor se licitará antes de que concluya el año

El acceso a la estación de buses se regulará con semáforo para priorizar su actividad

.

santiago / la voz

El derribo de las viejas naves de Koipe y la eliminación de la maleza de su entorno ha abierto una nueva perspectiva del área ferroviaria desde Pontepedriña y Sar. Una perspectiva que pone tan en evidencia la barrera que los separa desde hace décadas del Ensanche como las posibilidades de conexión que se abrirán entre finales del 2019 y el 2020. Ese es el calendario al que apuntan los proyectos de construcción de la nueva estación de autobuses por parte de la Xunta; la dotación de la pasarela peatonal que, con el concurso económico de las tres Administraciones, romperá dicha barrera al conectar esa terminal con la del AVE; y la reforma de Clara Campoamor para dar accesibilidad al nuevo equipamiento.

Esta última intervención, responsabilidad del Concello, dispondrá de proyecto a finales de año, después de que Raxoi adjudicase su redacción hace días a Proyfe, al presentar el anteproyecto que mejor se ajustaba a las necesidades de un vial que, sin eliminarlo, postergará la prevalencia del tráfico privado sobre el peatonal y el colectivo, que serán prioritarios junto con la bicicleta.

El vial volverá a los dos carriles para emerger como un bulevar con ajardinamiento central que dejará paso a un tercer carril de incorporación a la estación de autobuses, con una propuesta «sinxela e tranquila» -dice el edil Jorge Duarte- que la adjudicataria deberá concretar en los próximos tres meses con los técnicos municipales. El objetivo es licitar las obras antes de que concluya el año. Con nueve meses de ejecución, estas deberán estar para finales del 2019, en paralelo a la estación de autobuses, ya en obras. Aceras de tres metros a ambos lados, carriles bici para los dos sentidos, la actividad de la estación de autobuses y la limitación de la velocidad disuadirán al tráfico que ahora utiliza este vial y el Restollal como salida rápida de la ciudad. Eso es lo que espera el Concello, que quiere canalizar esa demanda por el túnel del Hórreo. Entonces será la opción más rápida para ellos, dice Duarte, quien defiende la regulación del acceso de buses a la estación con semáforo, desechando una rotonda, para darles prioridad de paso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La reforma de Clara Campoamor se licitará antes de que concluya el año