Treinta mareas suman fuerzas en Santiago para «mudar o país» desde los municipios

Villares, que no fue, convocó al consello das mareas de forma paralela


La tensión de las últimas citas del partido instrumental En Marea dejó paso ayer a un ambiente de ilusión en el encuentro convocado por Compostela Aberta con el objetivo de poner en marcha la artillería para las elecciones municipales del 2019. Doscientas personas de una treintena de mareas municipales gallegas, alcaldes, concejales y diputados en el Congreso y en el Parlamento de Galicia acudieron ayer a la cita en la que no estuvieron ni el regidor coruñés, Xulio Ferreiro, que no asistió por problemas de agenda, ni el portavoz de En Marea, Luís Villares, que tenía un acto en Sarria.

A lo largo de toda la jornada se sucedieron mesas de trabajo en las que se debatieron las políticas que se aplican en los concellos en los que gobiernan las mareas, pero también las estrategias que se llevan a cabo en aquellos en los que los representantes de la llamada «unidade popular» están en la oposición. Ferrol o Santiago como «trincheiras», Teo como ejemplo de que el modelo también sirve para las villas medianas y Val do Dubra para dejar claro que, si bien en el territorio rural lo tienen más difícil, la batalla se va a librar en todos los frentes. El regidor compostelano fue el maestro de ceremonias, que por la mañana estuvo acompañado de su homónimo en Ferrol, Jorge Suárez, quien se mostró convencido de que los vientos soplan a favor de las mareas.

En la apertura del encuentro, Martiño Noriega lanzó un mensaje a Podemos y a su pretensión de tener más visibilidad en las mareas que se van a diseñar para los comicios locales. El alcalde de Santiago reconoció que todos sumaban en ese espacio común, pero «suman as persoas, non as marcas». Por la tarde, en el cierre del acto, insistió en la misma idea. Dijo que «a diversidade» y «a unidade popular» eran necesarias para «mudar o noso país», pero «sen pins de xabarís, sen pins de marca: é a unidade popular ou non é».

Noriega dio algunas claves del camino que ahora se inicia, o que se retoma si el punto de partida se coloca en el 2015: «Cooperación, tecer redes, non renunciar a nada, elixir as batallas, disputar hexemonías e presentar proxectos alternativos». Y para levantar la moral de una tropa proclive a ello, cerró su discurso apelando a la necesidad de «construír trincheiras de dignidade dende o local para mudar o país». Y añadió: «E hoxe estivemos facéndoo aquí».

De forma paralela, Luís Villares convocó para hoy a la directiva del partido instrumental, el consello das mareas, que no reconocen los críticos. Con toda probabilidad se dará a conocer la fecha del plenario en el que los dos sectores enfrentados de En Marea volverán a medir sus fuerzas. En el encuentro municipalista ni siquiera tenían conocimiento de esta nueva convocatoria.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Treinta mareas suman fuerzas en Santiago para «mudar o país» desde los municipios