Tabarnias


La palabra gallega del 2017 es afouteza. Preciosa, sonora, llena de expresividad. Pero en España, ya sea en castellano, catalán o gallego, la más usada este año que ya muere ha sido independencia. Hasta el hartazgo. Hasta prostituir y hacer pesado un vocablo tan magnífico y lleno de significados. Las independencias de hoy son una chufla. En su tosca epidermis todas hablan de unos señores ricos que acusan de ladrones a otros mucho más pobres. El mundo al revés, vaya. Lo hemos visto en el Reino Unido con el Brexit y también en Cataluña y el famoso «España ens roba». Y entre esos supuestos mangantes están, como no, los siempre oprobiados andaluces, que los indepes tachan de vagos y maleantes, pero también nosotros, los gallegos, a los que nos ponen de tontos para arriba. Todo muy edificante. Resulta que en esto de los ladrones se puede reducir todo al absurdo y ahora surge Tabarnia -fusión de comarcas no independentistas de Barcelona y Tarragona- a la que Cataluña, mira por dónde, también le roba. Aportan más del 70 % de la riqueza de la comunidad y reciben mucho menos. Y hay tantas y tantas Tabarnias... De seguir así, quizás habrá un día en el que Santiago decida unirse a las comarcas ricas gallegas, las de la costa y el Eje Atlántico, para soltar el lastre que algunos dirán que nos suponen Lugo y Ourense. A mí esto de los robos entre territorios, lo siento, me suena caduco y chungo. Me gusta que los ricos pongan más que los pobres en el bote común y que palabras como solidaridad, justicia o equilibrio recuperen el espacio que parecen haber perdido. Espero que en el 2018 la palabra que triunfe sea cordura.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Tabarnias