El arma secreta de James Bond

Una exposición que permanecerá abierta todo el año en Hampshire, en el sur de Inglaterra, muestra todos los vehículos y «gadgets» del famoso agente 007


| Las chicas Bond, los artilugios de Q y los supercoches del protagonista han sido tres constantes en el medio siglo de vida del agente británico más famoso del celuloide. Ahora, las maravillas tecnológicas de la ficción pueden verse reunidas en el Museo Nacional del Motor de Beaulieu, en Hampshire, al sur de Inglaterra.

En la exposición Bond in Motion, abierta al público durante todo este año, se incluye el Aston Martin DB5 de 1964, con eyector de asiento y matrícula que escondía ametralladoras Browning. Curiosamente, la misma matricula se repite en Goldfinger, Thunderball y El mañana nunca muere: BMT216A. Uno de los DB5 reales utilizado en Goldfinger alcanzó un precio en subasta en Londres hace dos años de más de 3 millones de euros.

El fabricante británico de automóviles, Aston Martin, estuvo ausente de las películas de Bond durante varios años, hasta que en el 2002 regresó con su AM Vanquish V12, en Muere otro día. Un vehículo al que Q le había adaptado uno de sus inventos, la opción de hacerlo invisible. En esta cinta también se muestra un Jaguar XKR armado hasta los dientes.

Cómo olvidarse del Phantom III Rolls-Royce de 1973 que compartió protagonismo con Sean Connery en Goldfinger, el Lotus Esprit S1 sumergible, también conocido como Wet Nellie, que conducía Roger Moore en La espía que me amó, vehículo que, una vez destruido en la película, Bond se ve obligado a cambiar por un modesto Citroën 2CV, momento a partir del cual este vehículo alcanzó estatus de culto. El Jet Bede Acrostar con alas plegables que voló en Octopussy o el submarino con forma de cocodrilo que aparece en la misma cinta, el BMW 750iL a prueba de misiles que Pierce Brosnan podía teledirigir con su teléfono en El mañana nunca muere, el Parahawk de El mundo nunca es suficiente, la tabla de surf full equipe con la que Brosnan llega a la costa norcoreana en Muere otro día, el prototipo de Skyfleet S570, un Boeing 747 modificado, que aparece en Casino Royale, y el original estuche para el SFX Cello que hizo las veces de trineo conducido por Timothy Dalton en 007: Alta tensión. Todo esto está reunido en la misma exposición.

Entre los otros gadgets que a lo largo de cincuenta años fueron utilizados por Bond o por sus pérfidos enemigos, y que también se pueden ver en esta muestra, destaca la cama flotante en la que el agente secreto aparece aparentemente muerto en Solo se vive dos veces. De los vehículos más recientes destaca el Aston Martin DBS del 2008, que se pudo ver en Quantum of Solace, con Daniel Craig. De este último hay dos unidades: el automóvil en su estado impecable y lo que quedó del que se utilizó en la escena en la que James Bond sufre un grave accidente y su coche da varias vueltas de campana.

HORARIO DE APERTURA:

CÓMO LLEGAR POR CARRETERA:

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El arma secreta de James Bond