Un gallego entre los grandes del tango

Rubén Ventureira

SANTIAGO

06 nov 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

El tango y sus aledaños musicales deben mucho a los gallegos, como demostró Manuel Suárez en su libro La emigración gallega en el tango rioplatense: Víctor Soliño, de Baiona, es coautor de la letra de Garufa, que cantó Gardel, que también puso voz a cuatro poemas de José Alonso Trelles, de Ribadeo, y a Arrabalero, con letra del padronés Eduardo Calvo. En esta lista figura en letras de oro José Vázquez Vigo, entre cuyos éxitos figuran temas de título tan morriñento como Miña terra o La Coruñesa. Trabajó con los más grandes. Repasemos su relación con ellos.

Carlos Gardel. «¿Sabes cómo saludaba Gardel a mi abuelo? -relata Verónica Forqué-. Le decía: ?¿Cómo le vázquez, Vigo??, haciendo un juego de palabras con va y su primer apellido. Sé que hizo música para canciones de Gardel, pero mi madre no recuerda para cuáles». Hay constancia de una: el Museo Gardel de Buenos Aires confirma que firmó el vals Maryflor, grabado el 8 de agosto de 1929. También fue secretario particular del dios del tango, pero se desconoce cuánto tiempo.

Enrique Santos Discépolo. Es el autor de Cambalache, entre otros clásicos. Además de cantante y compositor, era guionista, director y actor de cine. En los créditos de cuatro de las seis películas que dirigió figura Vázquez Vigo como director musical. La colaboración se inició en la ópera prima del tanguero, 4 corazones (1939). «Mi abuelo se fue de Ferrol sabiendo la flauta, pero allá siguió estudiando y acabó tocando también el piano y el clarinete. Para componer y para hacer arreglos para cine hay que saber mucha música», remarca la actriz. Añade Forqué un dato básico: «Fue el primero que puso música a una película sonora en Argentina, El amanecer de una raza (1931)». Otros filmes musicalizados por él son Loco lindo, La casa de Quirós, Melgarejo, Melodías porteñas, Palermo, Besos brujos, Villa Discordia... En total, trabajó en 20 películas, según imdb.com