Un gallego entre los grandes del tango


El tango y sus aledaños musicales deben mucho a los gallegos, como demostró Manuel Suárez en su libro La emigración gallega en el tango rioplatense: Víctor Soliño, de Baiona, es coautor de la letra de Garufa, que cantó Gardel, que también puso voz a cuatro poemas de José Alonso Trelles, de Ribadeo, y a Arrabalero, con letra del padronés Eduardo Calvo. En esta lista figura en letras de oro José Vázquez Vigo, entre cuyos éxitos figuran temas de título tan morriñento como Miña terra o La Coruñesa. Trabajó con los más grandes. Repasemos su relación con ellos.

Carlos Gardel. «¿Sabes cómo saludaba Gardel a mi abuelo? -relata Verónica Forqué-. Le decía: ?¿Cómo le vázquez, Vigo??, haciendo un juego de palabras con va y su primer apellido. Sé que hizo música para canciones de Gardel, pero mi madre no recuerda para cuáles». Hay constancia de una: el Museo Gardel de Buenos Aires confirma que firmó el vals Maryflor, grabado el 8 de agosto de 1929. También fue secretario particular del dios del tango, pero se desconoce cuánto tiempo.

Enrique Santos Discépolo. Es el autor de Cambalache, entre otros clásicos. Además de cantante y compositor, era guionista, director y actor de cine. En los créditos de cuatro de las seis películas que dirigió figura Vázquez Vigo como director musical. La colaboración se inició en la ópera prima del tanguero, 4 corazones (1939). «Mi abuelo se fue de Ferrol sabiendo la flauta, pero allá siguió estudiando y acabó tocando también el piano y el clarinete. Para componer y para hacer arreglos para cine hay que saber mucha música», remarca la actriz. Añade Forqué un dato básico: «Fue el primero que puso música a una película sonora en Argentina, El amanecer de una raza (1931)». Otros filmes musicalizados por él son Loco lindo, La casa de Quirós, Melgarejo, Melodías porteñas, Palermo, Besos brujos, Villa Discordia... En total, trabajó en 20 películas, según imdb.com

«Mi madre recuerda ir muchas veces con mi abuelo a casa de Discépolo. Era muy chiquitito. Siempre tenía frío y se tapaba con una manta. Vivía con una cantante mucho mayor que él. La adoraba y ella lo trataba fatal. En el salón de su casa tenían un mural que a Discépolo no le gustaba. El tema de la pieza eran unas mujeres pescando y él decía que le parecía que la casa olía a pescado», apunta Verónica.

José Razzano. Este uruguayo formó dúo con Gardel durante muchos años. Vázquez Vigo hizo la música del vals Nena, que Razzano grabó en 1929.

Libertad Lamarque. Registró tres temas con música de Vázquez Vigo: la canción criolla Alfombrita de flores (1930) y los pasodobles Claveles rojos (1929) y España de mis cantares (1932). Además, el ferrolano fue coautor de la música del primer exitazo en el cine de Lamarque, Ayúdame a vivir (1936).

Francisco Canaro. La Orquesta Canaro (sí, la que dio nombre a una delantera del Dépor) grabó varios temas musicalizados por Vázquez Vigo, como los tangos La cieguita (1926), Redención (1937) y Viernes de pasión (1945); los pasodobles La reina del carnaval (1930), Guitarra española (1932) y Cara morena (1933); el vals Secreto de amor (1935), la ranchera La comadreja (1930) o la milonga Milongón de mi flor (1940).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Un gallego entre los grandes del tango