«O Xacobeo posúe a gloria das olimpiadas pero século a século»

Moncho Pérez, el embajador del Camino, habla de Furelos como su rincón favorito


Moncho. Algunos lo consideran un visionario un poco pirado y el ve en ellos la vara de medir la distancia entre la Cataluña liberal y fenicia, que sabe sacarle el jugo comercial a la cultura sin desvirtuarla, y la Galicia minifundista y llena de muros que impiden que el agua y el aire circulen con la misma fluidez para todos. En su etapa de colaborador en la organización de los Juegos Olímpicos de Barcelona empezó a madurar la idea de trasladar al Xacobeo experiencias que allí resultaron muy bien. Se designó embajador plenipotenciario y abrió en el centro de Palas la Embaixada do Peregrino, pero no tuvo en cuenta los valados y sus factores adversos y acabó cerrándola y marchándose a Melide.

El año pasado tuvo que pasar por el taller pero la máquina de las ideas siguió trabajando y ahora tiene nuevamente un montón de proyectos, cada uno en su carpeta o con su prueba de imprenta, para aprovechar la corriente de los peregrinos xacobeos.

«A Embaixada do Peregrino está enfocada a dar cobertura ás demandas dos peregrinos e servirlles como apoio loxístico para as necesidades que poidan ter». En Palas la embajada también era la sede del Banco Mundial de Huellas del Camino de Santiago y ahora guarda en cajas más de 8.500, entre las que están las de la mayoría de los alcaldes de los municipios del Camino y de algún personaje muy popular, como el actor Imanol Arias.

Moncho estuvo en el comité organizador de los Juegos Olímpicos y, como técnico, llevó la dirección logística del aeropuerto de Barcelona. «Coñecín a moita xente importante e interesante, como Samaranch ou Karl Lewis, co que teño unha foto, e fixemos un plan de seguridade ao que so lle houbo que dar algúns retoques porque era a época do primeiro enfrontamento de Estados Unidos con Irak e as medidas de seguridade eran moi grandes», dice.

«Marcáronme moito os xogos olímpicos e eu seguínlle dando voltas á cabeza a ver que se podía facer aquí en Galicia para conseguir un impacto parecido. Pensei nisto porque o Xacobeo pode ter a grandeza dunhas olimpiadas pero coa vantaxe de que se mantén no tempo». El objetivo que persigue este embajador es que la gente que ahora viene a Santiago como peregrina, regrese a Galicia como turista. Para ello su fábrica de proyectos tiene todo un catálogo que incluye el carné del peregrino y el pasaporte del Camino. Se trata de documentos polivalentes y que, como buen catalán de adopción, combina con la prestación de servicios como teléfonos de interés, planos, albergues y también establecimientos colaboradores.

Si cuando viajamos estamos dispuestos a pagar unos euros por una reproducción hortera de una lagarterana o de la torre Eiffel, ¿por qué no los vamos a pagar por algo que nos resulta útil para el viaje y que se convierte en un recuerdo que apenas ocupa espacio?

Para el Xacobeo 2010 Moncho pretende reabrir su embajada, que no tendrá un lugar físico sino que será ambulante por todo el itinerario del Camino Francés en Galicia. Tiene facilidad para entablar relación con los peregrinos, que son su principal fuente de inspiración.

La desconfianza natural de los bancos imposibilitó la creación de la primera tarjeta de crédito del peregrino, con la que podrían tener descuentos. También quedó en el limbo la «muralla del peregrino» porque requería una importante inversión, pero algunas de las ideas fueron copiadas por los responsables de un establecimiento de Palas, según asegura.

Ahora tiene una infografía de unos monolitos realizados con piezas de cerámica en las que cada peregrino puede estampar su huella, reclamo para que regresen algún día.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
2 votos

«O Xacobeo posúe a gloria das olimpiadas pero século a século»