Un queso de Guinness en Arzúa

Ocho mil litros de leche, 76 kilos de sal, y un litro y medio de cuajo empleó una asociación vecinal para elaborar una pieza que cuando se cure pesará una tonelada


El tamaño sí importa. Al menos funciona como reclamo para despertar el interés informativo, que se decide, entre otros criterios, por lo insólita o curiosa que pueda resultar una iniciativa. Fue así como un cocinero de Marín tuvo su minuto de gloria televisiva al preparar la empanada más grande del mundo. Lo mismo, los vecinos del barrio madrileño de Moralataz, a los que la paella que tuvo como maestra de ceremonias a Ana Obregón les valió un récord Guinness.

Sin el ánimo de entrar en el libro de gestas mundiales y sin celebrity nacional a la vista, los vecinos de Arzúa se han puesto manos a la obra para elaborar lo que ya dicen es el queso más grande del mundo. Ocho mil litros de leche entera, «seleccionada das mellores ganderías da zona», 76 kilos de sal y un litro y medio pasado de cuajo. Víctor Gómez, presidente de la Asociación Cultural Nosa Señora do Carme de Arzúa, indica que esos son los ingredientes que para su transformación reposan ya en una cuba de 45 centímetros de grosor y cerca de 2 metros de diámetro.

«Arzúa é coñecida en todo o país como a terra do queixo, por iso decidimos emprender esta aventura na que xa levamos traballando dende hai dous meses cando ideamos un molde de dimensións extraordinarias no que se vai fabricar este queixo xigante», explica el presidente del colectivo que impulsó la iniciativa. La colosal pieza de queso alcanzará los 1.000 kilos, si todo marcha bien. El pasado fin de semana, se inició el proceso de elaboración en la quesería La Arzuana. En esa factoría local se realizaron los trabajos de coagulación y prensado de la cuajada, «que soportou un peso de 400 kilos durante vintecatro horas para proceder ao seu desorado», cuenta Víctor Gómez.

Así descansa el monumental queso de Arzúa en las cámaras frigoríficas de La Arzuana, desde la que se controlará el proceso de maduración y curado de la pieza. «Ao longo dos vindeiros cinco meses, este gran queixo requerirá dos coidados especializados do persoal da Arzuana, que deberán controlar a súa acidez e curado», explica Víctor. No será hasta mayo, entonces, cuando se pueda dar fe del resultado de toda esa faena, que, al realizarse bajo los parámetros de elaboración tradicional y con materia prima de la zona, garantiza que será el queso Arzúa-Ulloa más grande del mundo.

La pieza se reservará como postre para una comida popular en la que ya trabajan desde la Asociación Cultural Nosa Señora do Carme de Arzúa, que, un mes antes, ofrecerá un adelanto para abrir el apetito de los comensales. El colectivo aprovechará la Festa do Queixo que, en marzo, se celebrará en la localidad para exponer al público el gigantesco queso. La muestra «conlevará unha certa complexidade nos traballos de traslado do queixo e os coidados especiais que este requira co obxecto de evitar que se corte o proceso de maduración», indica Víctor Gómez. Con este desafío añadido, reclama «que as administracións axuden na medida do posible a facer realidade un reto que dun xeito singular tamén significa unha posta en valor da nosa gastronomía».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Un queso de Guinness en Arzúa